martes, 11 de octubre de 2016

¿Trinidad o Triángulo? Las caras de la Trinidad Divina

la-santisima-trinidad_opt

¿Trinidad o Triángulo? Las caras de la Trinidad Divina

En la Biblia se nos dice que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. El cristianismo, al igual que muchas otras antiguas enseñanzas se basan en la revelación de Dios como una trinidad santa, la Trinidad Divina, "tres-en-uno": "Porque son tres los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Hijo y el Espí-ritu Santo: y estos tres son uno"(1 Juan 5: 7).
 
Puesto que todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, entonces ¿No tendría sentido que también seamos seres tres-en-uno? Ciertamente tiene sentido, ya que cada uno de nosotros, como reflejos de una única Trinidad, nos hace estar compuestos de una trinidad.
 
 
De ello se desprende, el razonamiento de que profundamente esta arraigada dentro de cada uno de nosotros un "tri-celula de origen" que contiene el código de nuestra propia esencia interior. De hecho, muchos la llaman geometría sagrada.
 

¿Por qué se dice que el fundamento de todas las cosas es el tres? la Trinidad Divina

 
Los teólogos y filósofos antiguos como Pitágoras utilizó el triángulo equilátero como símbolo que representalos tres aspectos de la divinidad de Dios y el hombre, y de nuevo, de acuerdo con esta geometría sagrada,la Trinidad Divina permanece esencialmente intacta en su conjunto y en forma física, que se encuentra precisamente en el punto central del cuerpo, en la base de la columna vertebral, que en la filosofía oriental se conoce como el "chakra de la raíz."
 
Esta comprensión del hombre como ser en tres partes, reflejo del ser de tres veces Dios es una maravillosa validación de un antiguo axioma hermético: "Como es arriba, es abajo" que sugiere que hay dentro de nosotros una tríptica chispa divina interior, o Código sagrada/ADN, que refleja la Trinidad Divina. Esto, entonces, es nuestro centro divina.
 
La Santa Trinidad representa las tres personalidades, o yo de Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ambos simbolizan el atributo divino específico con su propia función y el propósito particular.
 
El Padre de la Trinidad Divina, es el principio masculino que significa la Mente. Debido a que el Padre es el origen de todos los pensamientos en el universo, Él se describe a menudo como Razón Germinal.
 
 
Con lo que la vida y la creación de la Tierra, con su penetrante intención mental y la agudeza y el análisis lúcido, Él es justo y fuerte. Sirviendo como el Gran Supervisor de toda la humanidad, el Padre es eso, el que se sienta en su poderoso trono que sostiene la espada de la verdad y la justicia. Él gobierna con la sana razón sobre su dominio terrenal. Él es el principio activo y racionalidad del cosmos. Él es la ley y denota el uso adecuado de la energía. Él es el constructor y la fuente de toda la actividad. Él es el Gran Manifestador. Él es el padre de todos.
 
El Espíritu Santo, es la parte de la Trinidad Divina que parece estar menos comprendida. El diccionario lo define simplemente como la tercera persona de la Trinidad cristiana. Una gran cantidad de misterio ha rodeado el Espíritu Santo durante siglos.
 
Tal vez esto se debe en parte a la resistencia de la iglesia primitiva para atribuir un rostro femenino de Dios. Muchos estudiosos y los solicitantes creen que lo femenino se dejó deliberadamente fuera de la Trinidad debido al desprecio de patriarcas gobernantes para las mujeres.
 
Sin embargo, parece que el rostro femenino de Dios no ha desaparecido del todo, por las características atribuidas al Espíritu Santo, aun cuando exclusivos, encajan bien el arquetipo femenino divino.
 
 
Las referencias en la Biblia aluden al Espíritu Santo con frases tales como: "…nos ayuda en nuestra debilidad…" y "… intercede por nosotros…." (Romanos 8:26). "… amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo…" (Gálatas 5:22). Algunos de los gnósticos y los escritos antiguos muestran ninguna duda en proclamar abiertamente al Espíritu Santo como el Divino Femenino.
 
A partir de estas referencias reconocemos que el Espíritu Santo es la crianza, el cuidado que da aspecto de la Divinidad.
 
Conocido como el Gran Consolador, esta personalidad de la cabeza de Dios trae consuelo e inspiración.Cuando se llama al Espíritu Santo para que intervenga por nosotros, de la misma manera en que una buena madre podría interceder en favor de su hijo.
 
Esta madre divina o Espíritu Santo, sostiene el recuerdo de lo que realmente somos; ella conoce nuestro potencial más elevado. Desde su compasión sin igual y la comprensión de lo que ha sido y puede serfluye toda intuición. Ella es el recipiente de la receptividad de la que grandes cosas se conciben y se llevan a cabo en la gestación hasta que sea el momento adecuado para la entrega. Ella es la Santa Madre que intercede por todos nosotros.
 
El tercer aspecto de la Trinidad Divina o simplemente la Trinidad, se refiere como el Hijo. El hijo es la progenie o manifestación de Dios, la carne de esa carne, y uno con él. Él es el Logos, la Palabra que nace de la unión del Padre y el Espíritu Santo.
 
 
Él representa a los principios del amor, la verdad, y la entrega. Al ilustrar el ciclo de nacimiento, muerte y renacimiento, Él es el Camino, la ducha y el gran transformador. Él es el puente entre el Cielo(Padre) y la tierra (la madre) y entre nuestros propios seres superiores e inferiores. Modelar el camino a la trascendencia a través del servicio, Él es el Cordero sacrificial de Dios, y es esa parte de nosotros que estáal servicio de la voluntad del Padre.
 
Estas son las tres personalidades de Dios. Pero no creo que pertenecen sólo a nuestra fuente externa, o Dios; también son personalidades que aparecen en cada uno de nosotros.
 
Estos seres divinos son la expresión directa de todo lo que es auténtico dentro del ser humano. Ellos constituyen nuestra realidad más interna; son el núcleo de nuestra esencia eterna. En lugar de ser algo "allá afuera", que pertenece a un Dios inaccesible y distante, estas personalidades se encuentran en estado latente potencial como dentro de nosotros, el potencial que está esperando para ser activado.
 
Esta la Trinidad Divina o trinidad sagrada, es la semilla de nuestro propio Ser esencial, que contiene ensu interior el derecho de nacimiento que es a la vez nuestro derecho y la responsabilidad de realizar. Podríamos pensar en la tri-celula que está dentro, como nuestro "chip cósmico" que está diseñado para reflejar la Fuente, Dios.
 
 
Este chip cósmico, es nuestra propia chispa individual de la Divinidad, es a lo que nos referimos como nuestro yo superior. Este es el sitio receptor de la Fuente que nos une al eterno presente y nuestro Creador. Es esta conexión en el centro mismo de nuestro ser con la Fuente, sin embargo, que todos parecen destinadas a olvidar.
 
Si bien es cierto que mucho antes de que reconozcamos que reside dentro de nosotros la Trinidad Divina, llegamos a experimentar la Trinidad dentro de nosotros en su forma "sombra" invertida o como la víctima del triángulo.
 
Cuando llegamos a conocer las expresiones oscuras de la trinidad por primera vez en detalle negativo, nos damos cuenta que jugamos la versión sombra de estas tres funciones en lo que se conoce como la víctima del triángulo.
 
Hasta cierto punto, todos experimentamos el caos y la agitación de víctima porque es parte de la estructura o el diseño de la vida en esta realidad. Los síntomas de la víctima, la alienación, aislamiento y vergüenza, son parte de nuestro proceso de vida actual de nacimiento, el crecimiento y el cambio.
 
La experiencia de la separación y el dolor que experimentamos en la víctima del triángulo no es algo que sucede por accidente. La separación y la alienación son las ilusiones primarias que va a instalarse como un traje de cuerpo.
 
El estado de víctima de la conciencia que todos experimentamos en algún grado es pre-ordenado, incluso una parte necesaria de la experiencia humana. Estamos aquí para recorrer este camino como seres humanos, en el camino a nuestra herencia divina y parte de ese paseo es la experiencia de los ensayos que acompañan a la alienación. ¿Por qué? Con el único propósito de expandir nuestra conciencia hasta el punto que nos permita reclamar nuestro derecho de nacimiento, la santa trinidad o la Trinidad Divina dentro.
 
Al igual que la bellota que contiene el mapa de despliegue por el magnífico roble, también nosotros contenemos dentro de nosotros el código sagrado de la Trinidad, interior y divina que continúairradiando la bondad y la orientación a lo largo de nuestras vidas, a la espera de un momento en que tendremos una vez más que recordar y despertar a lo que realmente somos.
 
 
AUTOR: Josyeliz Alcalá, redactora de la gran familia de hermandadblanca.org
SI TE HA GUSTADO COMPARTELO Y REGALANOS UN LIKE

SOBRE JOSYELIZ ALCALA (REDACTOR GHB)

Josyeliz es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org
 
 




































La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 

 Blog Red Nicaragüense de Luz http://renluz.blogspot.com/
 
 
( Red Estelí Cultural) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog