lunes, 22 de agosto de 2016

¿Cómo alcanzar mi propósito?

proposito

¿Cómo alcanzar mi propósito?

Publicado por: JP Ben-Avid en Desarrollo Interior 16 mayo, 2016 0
Todos soñamos con alcanzar cosas, con tener algo. Algunos buscan cosas materiales como riquezas, una casa, un carro, otros buscan algo menos tangible, puede ser poder, sabiduría, felicidad, amor, salud. Vemos personas por el mundo que lo logran, algunas con facilidad, otras con grandes esfuerzos. Pero algunos no lo consiguen por mucho que lo intenten, pareciera que no estuvieran destinados a conseguir eso que tanto anhelan. Entonces nos preguntamos ¿por qué no consigo lo que quiero?, ¿por qué los otros logran las cosas con facilidad y yo tengo que luchar?, ¿por qué no me funciona la ley de la atracción?

"Érase una viejecita, Sin nadita que comer"

Dejar de ser víctima. Cuando te victimizas estás hablando desde la carencia, desde lo que no tienes. El cuento de Rafael Pombo, "La pobre viejecita" lo expresa claramente al mostrarnos cómo ella lo tiene todo pero se siente sin nada, no tiene comida pero come de todo, no tiene dónde vivir pero tiene una gran casa, no tiene quién la cuide pero tiene muchos criados, no tiene donde sentarse pero tiene muchas sillas, no tiene qué ponerse pero tiene muchos vestidos, no tiene qué calzarse pero tiene muchos zapatos. Muchos de nosotros nos convertimos en "pobres viejecitas", creyendo que no tenemos nada cuando lo tenemos todo, criticando constantemente al mundo por no ofrecernos lo que nos merecemos, queriendo tener lo que ya tenemos, necesitando lo que no necesitamos, sintiéndonos víctimas del destino, de las circunstancias, de la humanidad, de la economía, de la política, de los que sí tienen.
Mientras este pensamiento continúe dentro de nosotros, nunca lograremos alcanzar lo que queremos. Simplemente estamos rechazando la abundancia, la felicidad, la paz, la vida. Nos convertimos en mártires de nuestros propios pensamientos puesto que los pensamientos de una víctima son de baja frecuencia.
Joe Dispenza y Gregg Braden son algunos de los autores que explican desde la física y la mecánica cuántica, cómo nuestro pensamiento crea la realidad. Vivimos en un campo cuántico de infinitas posibilidades. El mundo está hecho de átomos. Desde la física cuántica el átomo es nada, pero tiene la potencialidad para ser cualquier cosa, es nuestro pensamiento lo que vuelve un átomo en una estructura física específica. Al examinar los átomos han descubierto que un electrón tiene la posibilidad de aparecer y desaparecer. Después de investigaciones realizadas por físicos cuánticos y otros profesionales, descubrieron que la persona que observa está afectando al átomo. El pensamiento que la persona dirige hacia él, es lo que hace que aparezca en un lugar determinado el electrón. Si nuestra realidad no es otra cosa que un conjunto de átomos organizados de una manera específica, entonces con nuestro pensamiento estamos creando nuestra realidad. En metafísica existe la expresión "en lo que piensas, en eso te conviertes". Si tus pensamientos son de carencia, entonces estarás creando una realidad de pobreza para tu vida, si por el contrario tus pensamientos son positivos y de abundancia, eso será lo que crees en tu realidad.
Muchos habrán leído o visto videos sobre la ley de la atracción y habrán puesto en práctica los ejercicios y recomendaciones sugeridas, pero aun así no han logrado conseguir lo que desean. Entonces se volverán escépticos de estas teorías. Pero existen varios elementos importantes para analizar y que debemos tener en cuenta antes de aplicar la ley de la atracción en nuestra vida.

Las emociones

Si odias a los que tienen lo que tú no tienes, si sientes envidia por lo que lograron, si los criticas, nunca conseguirás lo que quieres porque con tu pensamiento estas diciendo que no quieres ser como ellos. Cuando usas frases como "usted desde que consiguió plata se olvidó de los pobres" estas afirmando que tú eres pobre y que volverse rico implica ser mala persona. Si dices "con los años es normal ir perdiendo la salud", estás diciendo que debes enfermar a medida que pasan los días, le estás ordenando a tu cuerpo que se enferme para que haga realidad tu creencia y estas creando en ti la desesperanza, sabrás que es inevitable llegar a viejo como una persona enferma.
Las emociones se generan a partir de nuestros pensamientos, por lo tanto si tu pensamiento es de baja frecuencia, tu emoción también lo será, lo que lleva a crear una realidad de baja frecuencia. Existen unos niveles de frecuencia para las emociones.
Las frecuencias bajas hacen que todo sea más denso y lo denso es menos flexible y menos manejable, si nuestro pensamiento y nuestras emociones son de baja frecuencia entonces la realidad parecerá estática y no podremos modificarla. Si por el contrario estamos vibrando a altas frecuencias las cosas parecerán más flexibles, incluso tendremos una capacidad para mirar las cosas de una manera diferente y encontrar soluciones y herramientas que antes no veíamos. Dentro de nuestro ADN existen 64 códigos de aminoácidos de los cuales solo tenemos activos 20 códigos. Estos códigos funcionan como interruptores que se apagan y prenden. Si te fijas en la figura anterior, las emociones de baja frecuencia como la vergüenza o la culpa tienen una frecuencia más lenta y larga, lo que hace que toque pocos puntos del ADN y por tanto active pocos códigos de este. Entre mayor cantidad de códigos de ADN activemos, mayor serán nuestras posibilidades de experimentar la realidad con mejores herramientas para nuestro beneficio.

Creencias, inconsciente y agradecimiento

Pero no es suficiente con cambiar nuestro pensamiento y elevar la frecuencia de nuestras emociones, es necesario revisar nuestras creencias. Ellas habitan en el inconsciente saboteando nuestro trabajo sin darnos cuenta. Es necesario mantener la atención consciente en lo que deseo manifestar. Durante el día permanecemos inconscientes de muchas de las cosas que pensamos y esos pensamientos no se encuentran alineados con lo que deseamos. Lo manifestamos constantemente cuando nos hacen preguntas como "¿cómo va tu vida?" y nuestra respuesta casi automática es: "pues ahí más o menos". Y continuamos con un montón de peros que lo que están haciendo es enviarle al Universo la idea de que nuestra vida no es buena. Debemos cambiar nuestros pensamientos, nuestro discurso, nuestros sentimientos hacia la realidad actual y bendecir y agradecer por cada una de las cosas que tenemos en el momento presente. Pensar si en el instante mismo que nos encontramos, estamos bien, si nos falta algo en ese segundo, en ese pequeño instante de tiempo. Vamos a descubrir que si nos hacemos conscientes de ese instante inmediato todo está bien, todo es perfecto. Cuando vemos que las cosas están mal es porque estamos pensando en el pasado o en lo que quisiéramos tener en el futuro, estamos pensando con el deseo y el deseo no nos permite agradecer el presente. Todos somos creadores la mayoría inconscientes pero lo que tenemos en el momento actual es el resultado de todo lo que creamos en el pasado.

El merecimiento

El merecimiento o no merecimiento es otra de las creencias que tenemos muchas veces en nuestro inconsciente y que permite o no que logremos las cosas. En el fondo muchos vivimos con una baja autoestima, constantemente creyendo que no nos merecemos las cosas buenas que nos puede ofrecer la vida. Esta es una creencia que nos impide fluir con nuestros sueños, que nos detiene para hacer lo necesario. "¿Para qué lo hago si igual no lo voy a conseguir?" Necesitamos trabajar primero en la autoestima porque de lo contrario habrá algo dentro de nosotros que diga constantemente que no lo merecemos y entorpeceremos el proceso.
Otro de los elementos del merecimiento es cuando te llega algo parecido pero inferior a lo que quieres y te conformas con ello porque quizá soñaste demasiado grande. Con este pensamiento le estas diciendo al Universo, al campo de las posibilidades infinitas que no te mereces lo que quieres, que es suficiente con lo que te llegó. Imagínate que te gradúas de una carrera profesional y vas en busca de trabajo, cuando ves una oferta que se acomoda a tus expectativas envías tu currículum y vas a la entrevista. Después de un largo proceso de selección te dicen que no te van a dar el cargo para el cual aplicaste sino un cargo inferior. Sientes que no puedes desarrollar todo tu potencial y todo lo que aprendiste a través de todos tus años de estudio pero lo aceptas porque necesitas el trabajo, porque es mejor eso a no tener nada. Entonces tu jefe se da cuenta que siempre estarás dispuesto a aceptar lo que te ofrezcan aunque no esté a la altura de tus conocimientos y aptitudes. Así sucede cuando pides algo al Universo. Si aceptas lo primero que te llegue porque es mejor que no tener nada, entonces estarás viviendo siempre con la carencia, con lo que puedas obtener con tal de no quedarte sin nada. Le estas diciendo al Universo que tienes miedo de no recibir porque en el fondo sientes que no te lo mereces.

La coherencia

Debes ser coherente entre lo que piensas, sientes y haces. Si piensas que puedes tener dinero pero tienes miedo, el miedo es opuesto al pensamiento entonces no lograras obtener lo que quieres. Imagina que estas empujando una gran caja con tu pensamiento, pero del lado contrario existe otro tú empujando la misma caja en el sentido contrario y con la misma fuerza que tu estas aplicando. El resultado es ningún movimiento, te desgastas físicamente, tal vez termines frustrado y enojado, pero nada sucederá. Esto es lo que pasa cuando tus pensamientos y sentimientos no se encuentran en coherencia entre sí.

El orden en el Universo

El Universo siempre busca el orden, nunca el caos. Aunque las cosas parezcan entrópicas y caóticas para nuestra percepción todo tiene una lógica y un sentido. ¿Cuántas veces has deseado conseguir algo? ¿Cuántas veces te has enojado porque las cosas no salen como tú quieres? Después de un tiempo te das cuenta que todo aquello que te sucedió tenía una razón de ser. Existe una frase que dice que el maestro no llega hasta que el estudiante está preparado, pues quizá el regalo no llega hasta que el que lo pide esté preparado para recibirlo.
Hemos visto personas que han logrado poder, dinero, fama pero muchas de ellas no estaban preparadas para obtenerlo. Vemos como esto que muchos desean y que algunos obtienen se convierten en un malestar para todos los que están a su alrededor. Has visto personas que después de ganar la lotería no saben qué hacer con el dinero y terminan desperdiciándolo volviendo al anterior estado de pobreza porque no sabían cómo usarlo de forma correcta. Personas que llegan al poder y se convierten en sátiros y demagogos que hacen sufrir a millones de personas. Personas que llegan a la fama y al no saber manejarla terminan recurriendo a las drogas y muchas otras al suicidio. Así que piensa si ya estás preparado para recibir lo que quieres o aún te falta algo por aprender.
La vida es un aprendizaje, el Universo te enseña con toda la paciencia. Pero si no aprendes tendrás que repetir la lección una y otra vez. Obtendrás lo que quieres pero igual de fácil lo perderás. Lo que se crea desde el ego no perdura porque no tiene dentro la semilla del amor. A veces antes de llegar a donde quieres ir tienes que atravesar por varias lecciones. Si las aprendes conseguirás llegar a la meta sano y salvo.

Aprender a través del otro

No es necesario que sepas cómo funciona el mecanismo interno de un reloj para que sepas leer la hora. Piensa en alguien a quien admires y haya logrado lo que te gustaría. ¿Cómo se comporta?, ¿cómo piensa?, ¿cómo siente? Si aprendes de las cualidades de esta persona lograras lo que quieres. Observando las cualidades que tienen las personas a las que admiras y tratando de aprender lo bueno y positivo de ellas lograrás recorrer parte del camino sin necesidad de cometer errores para aprender la lección. Si eres sabio verás que de la observación se puede aprender tanto como de la propia experiencia.
Alguien dijo: "El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla". Esto aplica no solo para la historia de un país o un pueblo, también es una reflexión individual. Los otros son mi reflejo, si eres capaz de ver sus errores no para juzgarlos sino como un elemento que te permite tener más conocimiento del funcionamiento del mundo, lograrás aprender, crecer en conciencia y avanzar en el camino sin cometer los mismos errores que otros cometieron.

Conocer la ruta

 
Necesitas saber hacia dónde vas para poder llegar a ese lugar. Si cuando te preguntan acerca de qué quieres respondes que no sabes entonces pasarás toda tu vida de un lado para otro, dejando que la vida y las personas te lleven a cualquier lugar. Si sabes lo que no quieres entonces tendrás también muchas posibilidades. Por ejemplo si te preguntan qué tipo de música quieres escuchar y dices "no me gustan los vallenatos", puede que te coloquen salsa, merengue, rock, clásica, vals, rancheras, etc. Entonces tú dirás "esa música no es la que quiero escuchar" y te colocaran otra y otra hasta que encuentres la música que realmente te gusta  pero habrás tardado un buen tiempo. Lo mismo te pasará si sabes lo que NO quieres pero no sabes lo que quieres. El primer paso para lograr alcanzar lo que deseas es  tener claridad sobre tu deseo, si no lo has delimitado correctamente habrá un montón de cosas que no te gusten, un montón por corregir y tal vez termines llegando muchas veces al lugar que no querías.
Lo primero que tienes que saber es que cada ser humano tiene un Plan y un Propósito en la vida, que el Universo te ha dado facultades especiales para que puedas cumplir con ese Plan. Si logras actuar en coherencia con ese Propósito para el que fuiste creado verás que todos tus deseos entraran en lógica con ese Plan y los conseguirás con facilidad. Pero antes de eso, muchos tenemos que pasar por experiencias que pueden resultarnos dolorosas. Esas experiencias no se crearon para sufrir sino para hacernos crecer, para que reconozcamos las herramientas con las que fuimos dotados y que nos van a permitir cumplir con nuestro Propósito en la vida. Quizá lleguemos a creer que esas experiencias son difíciles, que nos tocó una vida muy dura, pero nunca nos pondrán una prueba para la que no estemos preparados, por eso todos tenemos diferentes experiencias y lo que para unos parece sencillo para otros puede parecer complejo.
Cada uno de nosotros cuenta con un guía interior, es aquel que nos conoce mejor que nadie. Si quieres saber cuál es tu Propósito, debes conectarte con este guía, si lo has estado ignorando durante mucho tiempo puede que te tardes un poco en escuchar su respuesta pero algún día lo sentirás, lo escucharás y sabrás cuál es el camino que debes elegir. Recuerda que las cosas que provienen desde el ego no son duraderas porque no están alineadas con el Plan de Dios y no ayudan al crecimiento de la conciencia colectiva. No podemos subir solos, somos una red y para que yo suba tengo que ayudar a los que están a mí alrededor para que suban también.
Pide al Universo y si tu deseo está alineado con el Plan, obtendrás la respuesta que deseas.Desapégate del resultado, porque cuando te apegas hay miedo en ti y como ya lo dijimos, el miedo es una emoción que frena la posibilidad de conseguir lo que deseas.
Autor: JP Ben-Avid
Referencias
Dispenza, Joe. (2012). Deja de ser tú. La mente crea la realidad. Urano: Barcelona.
Espadas de luz en tu honor. Vibraciones saludables. Extraído el 8 de mayo de 2016 dehttps://espadadeluzentuhonor.wordpress.com/2013/10/20/las-emociones-tienen-una-frecuencia-vibratoria/

SI TE HA GUSTADO COMPARTELO Y REGALANOS UN LIKE

SOBRE JP BEN-AVID

Psicóloga Especialista en Desarrollo Humano con énfasis en procesos afectivos y creatividad

 
 





































La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 

 Blog Red Nicaragüense de Luz http://renluz.blogspot.com/
 
 
( Red Estelí Cultural) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog