martes, 12 de julio de 2016

Cualquiera te acelera el corazón, pero no cualquiera te hace vibrar el alma

Cualquiera te acelera el corazón, pero no cualquiera te hace vibrar el alma

vibrar el alma
25819
Afortunado aquel que haya podido experimentar la lluvia de sensaciones y emociones que se sienten con el simple hecho de pensar en el ser amado. Indiscutiblemente resulta muy placentero cuando con un mensaje al oído la piel se eriza y se acelera el corazón, pero esto queda corto y pequeño comparado a la sensación de que alguien haga vibrar nuestra alma.
Acariciar el alma va más allá de un aspecto físico en la relación, va más allá de lo evidente, es un proceso que se lleva a cabo desde la profundidad del ser, cuando se produce una conexión emocional que supera en intensidad a lo que sentimos a través de cualquier encuentro físico.
Vamos por la vida conociendo a muchas personas, unas nos gustan más que otras, unas nos brindan cosas que otras no, a algunas les damos una parte de nuestro ser mientras, pero todo eso se ve tan pequeño cuando en realidad nos topamos con esa persona que nos hace vibrar el alma, con quien sentimos una conexión que va más allá de lo conocido, que trasciende los espacios, que nos hace pensar que todo lo vivido anteriormente fue un demo en cuanto al amor se refiere.
A esta persona la apreciamos más allá de lo físico, nos despierta los sentimientos más profundos, con ella nuestros instrumentos de medición cambian sus escalas de medición para adaptarse a lo que sentimos. Es fascinante como luego de conocer a esa persona nada vuelve a ser como antes, nuestra vida queda con una especie de tatuaje en el corazón y se fomenta un sentido de pertenencia y de permanencia que hace que todo lo demás carezca de sentido.
Sabemos que nadie es perfecto, pero también sabemos que hemos encontrado a la persona que hace perfecta nuestra vida, que aun respetando nuestros espacios, nuestra independencia, nuestros proyectos individuales, somos uno, que nos conocemos como si la eternidad se hubiese encargado de cruzarnos una y otra vez, para amarnos una y otra vez.
Nuestras hormonas bañan nuestros espacios físicos, mientras nos deleitamos con la energía que fluye en nuestro ser, esa energía que nos aclara que todo está bien, que la admiración, que el amor, que las ganas, que la complicidad, que la amistad están perfectamente acopladas con la del otro.
En estas uniones las distancias físicas pierden importancia, la conexión va más allá, no hay ningún miedo a perder al ser amado, porque se sabe que no sería una pérdida, se sabe que será una pausa porque en definitiva están conectados a través de algo que no conoce de tiempo, ni de distancias, ni de separaciones, se saben uno viajando y encontrándose a lo largo de sus vidas, que van más allá de lo que sabemos manejar.
Rincón del Tibet

Artículo relacionadosMás del autor

Estamos en el tiempo del gran despertar, sé parte del cambio


 
 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 

 Blog Red Nicaragüense de Luz http://renluz.blogspot.com/
 
 
( Red Estelí Cultural) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog