Autor: Eugenia
Aprende 10 pasos para limpiar el karma negativo y vivir con salud, bienestar y mayor felicidad cada día.

Cómo Limpiar y Transmutar el Karma Negativo

Aprender a limpiar el karma negativo es, además de nuestro privilegio, nuestro deber si lo que anhelamos es una vida con mayor felicidad y tranquilidad. El karma es la energía que se desprende de nuestras acciones; según la ley del karma, nuestra vida, las anteriores y las posteriores, estarán de algún modo signadas por nuestras buenas y malas acciones, la energía positiva y negativa que arrastremos con nosotros, emitamos al Universo, y nos dispongamos a recibir.
Esta ley, similar a la de causa y efecto, define que la energía del karma no es "eliminable", no podemos "curar" un mal karma. Por lo contrario, debemos aprender a transmutarlo, es decir, revertirlo hacia su contraparte positiva, emitirla al todo, y aceptarla de regreso. Así, nuestro espíritu se quita las cadenas que restringen nuestra energía y se dispone a vivir en libertad y plenitud.
10 tips para transmutar el karma negativo. Cómo transformar el karma en positivo. Meditación y karma
© Depositphotos.com/Deklofenak
Imagen 1. Deja ir el pasado, los rencores y los dolores, para romper con las cadenas que limitan tu avance hacia la felicidad.

10 acciones para limpiar el Karma negativo

Estas 10 acciones son indispensables para transmutar el mal karma. Realízalas donde puedas, cuando puedas y cuantas veces puedas, sin que haya necesidad de seguir un orden, sino adecuándolas a tus experiencias de vida:
1. Puedes limpiar el karma negativo aprendiendo a enfocar tu atención sobre las cosas que te agradan, que te hacen bien, que son positivas en tu vida y para tu entorno. Evita concentrarte en lo negativo, en la falla o en la carencia; dirige tu mirada, todos tus sentidos y –principalmente- tu atención a lo positivo.
2. Aprende a dar amor sin condiciones. No ames para ser amado, no esperes algo a cambio, no te derrotes si no recibes igual amor de regreso. Los animales lo saben, y lo practican: ellos aman y acompañan sin rencor, sin culpa y sin límites. Aprende de ello, ámate y ama a los demás, sin importar lo que recibas a cambio.
3. Podrás transmutar el mal karma aprendiendo a tener esperanza. En la vida, en los negocios, en las personas y también en ti. Recuerda siempre que son nuestros pensamientos los que nos predisponen al derrotismo, a la negatividad y al miedo que nos paraliza de avanzar hacia la felicidad.
4. Aprende a guardar silencio, en especial en los momentos turbulentos. No confrontes sin necesidad, no discutas sin justicia y, en las situaciones violentas, agitadas o demasiado energizadas (con los demás y contigo mismo), aprende a practicar el silencio y la contemplación.
5. No juzgues a los demás, ni a ti mismo. Acepta la realidad por lo que es y no por lo que quisieras que fuera o por lo que "debería" ser. Comprende, analiza, interpreta, sin juicios que sólo modifican tu percepción de la realidad.
6. Para limpiar el karma negativo, aprende a meditar. Una o dos veces por día, por una hora, 30 minutos, siquiera 5 minutos. Dedica una pequeñísima parte de tu día a ello, así sea en la ducha, en el tren al trabajo o donde puedas. Medita, respira, y aprende de ti mismo, para aceptarte como eres.
7. Aprende a perdonar. Deja ir el pasado: no puedes modificarlo de ninguna manera. Aleja los rencores, las penas pasadas, los dolores ya curados o que están por sanar, sólo si les das esa oportunidad. Libérate.
8. Elige tus palabras, y habla en positivo. Aunque estés dando una crítica, un regaño, o comentando que algo no te agrada: en lugar de decir "esto no me gusta", aprende a decir palabras positivas como "tiene su encanto, aunque podría ser incluso mejor". ¿Ves la diferencia?
9. Aprende a quedarte quieto. En la lucha, en la agitación, en la situación en la que se encuentre tu alma: mantente quieto, deja que el polvo se asiente, que el aire se limpie, y podrás analizar mejor la situación.
10.  Aprende a limpiar el karma negativo visualizando en positivo. Cierra tus ojos e imagínate haciendo eso que te gusta, en el sitio que te encanta, con las personas a las que amas, tantas veces como quieras, a diario, en cualquier sitio.