martes, 3 de marzo de 2015

Mª Magdalena – Aprendiendo a entender la enfermedad

Mª Magdalena – Aprendiendo a entender la enfermedad

ma.magdalenaQueridos amigos, estoy aquí llena de respeto por la senda en la que estáis. Yo soy María Magdalena; y también he estado en la Tierra en un cuerpo terrenal. He experimentado la confusión, la emoción y la oscuridad que pueden estar presentes en una vida Humana. También he experimentado la Luz, esos momentos de discernimiento y profundo éxtasis, porque Yo sentía la presencia de mi Alma; y esa experiencia me elevaba por encima de la confusión; y me sacaba de la soledad de la vida terrenal.
 
Este ir y venir entre la Luz y la oscuridad, es característica de ser Humano. También es el propósito de la vida terrenal llegar a saber y respetar estos opuestos que se presentan tanto en ti mismo como en el Mundo. La Luz, así como la oscuridad, tienen tesoros dentro de sí. Desde la perspectiva de la unidad, aquella que trasciende la dualidad de la vida en la Tierra, no hay conflicto entre Luz y oscuridad; solamente existe la dinámica entre estos 2 opuestos.
 
Por medio de la oscuridad, desciendes a esa profundidad donde solamente se puede entrar estando en un cuerpo Humano, con la mente y las emociones de un Ser Humano. A partir de esas profundidades puede nacer una Luz que aporta algo nuevo a la Creación, al Universo y al Cosmos. Lo que estáis haciendo mientras estáis en la Tierra es especialmente valioso. Estar desgarrado entre sentimientos de dolor, soledad y confusión; y éxtasis, luminosidad y alegría, es parte de estar en el reino terrenal de la dualidad. Acepta ese flujo y reflujo, porque hacerlo hace la vida mucho más ligera.
 
Muy frecuentemente luchas contra esas olas, porque quieres evitar sentirte miserable y quieres retornar al polo de la Luz tan pronto como sea posible. Pero de esa resistencia a la oscuridad, emerge una separación artificial entre Luz y oscuridad, entre bueno y malo. Se convierten en antónimos: La Luz es buena, la oscuridad es mala; pero esa oposición crea una dualidad falsa, que no es cierta. Las emociones oscuras tienen valor y también tienen mensajes significativos. Solamente la Luz no es suficiente. La oscuridad representa enorme poder, porque desde allí llega la posibilidad de ser un Yo independiente que hace elecciones y toma decisiones, que explora cosas nuevas, que crece en fortaleza y auto-consciencia. Toda la evolución de tu Alma depende de que tengas conocimiento de la oscuridad, para que puedas trabajar con ella y transformarla.
 
Esto resulta muy claro cuando estás enfrentando la enfermedad, síntomas que perturban tus hábitos y tu vida diaria y te sacan de ellos. La presencia de estos síntomas te obliga a sumergirte en la oscuridad, porque bajo el dolor y el nivel físico de la enfermedad, yace todo un reservorio de emociones que quieren ser vistas, que han estado reprimidas durante algún tiempo. Frecuentemente son esas voces en la oscuridad las que quieren salir a través de la enfermedad. Sin embargo, por causa de tu crianza y de tu sociedad, tú tienes muchos prejuicios sobre malo y bueno, sobre lo que puede ser y lo que no; tú suprimes los mensajes de la enfermedad y frecuentemente te enfocas en el nivel físico; es decir, en los aspectos externos de la enfermedad.
 
Yo te invito a mirar más profundamente la enfermedad; de una manera que comience a suspender todos los juicios sobre malo y bueno, los cuales realmente son perjudiciales para el examen interno: La exploración de ti mismo. La enfermedad no es mala en sentido moral. Por supuesto que es incómoda, inconveniente, dolorosa; y frente a eso es natural que anheles la armonía y la salud, pero la enfermedad misma no es mala. Es el resultado final de un proceso interno; una dinámica entre la represión y el deseo de ser vistas; y esa dinámica se hace conocer a través del cuerpo.  Mira tu cuerpo como un instrumento muy puro. Mientras tu cabeza está llena de juicios morales sobre bueno y malo, el cuerpo permanece ajeno a eso. El cuerpo existe desde antes y está fuera del reino de los juicios y la moralidad. Eso en sí mismo es un milagro; el cuerpo no será atrapado por, ni se unirá con las voces del prejuicio, el temor ni la moralidad. En este sentido, el cuerpo es el instrumento más puro que tienes a tu disposición aquí y ahora.
 
No consideres al cuerpo solamente como un objeto físico, como sólo un montón de material, sino como una manifestación o un fenómeno mucho más complejo. El cuerpo es primero que todo un campo energético. Siéntete desde la cabeza a los pies, inclusive si estás sentado ahora. Sé consciente de la cúspide de tu cabeza; y de tus pies y sus dedos; y siente que alrededor de ti hay un campo que lo abarca todo. Ese campo no se detiene en la superficie de tu cuerpo, se extiende hasta más afuera; y es más grande que tu cuerpo.
 
Este campo del cual hablo, tu campo energético, está muy estrechamente relacionado con las células y los órganos que constituyen tu cuerpo en el nivel físico. El cuerpo y el campo están profundamente entrelazados; el uno no existe sin el otro. Siente un campo viviente en ti y alrededor de ti; y conéctate con él. Inhala hacia tu vientre y relájate. Este campo contiene la verdad sobre ti; y es muy cercano, te penetra y te rodea; y sin embargo frecuentemente no puedes llegar a él por causa de que tus pensamientos actúan como una barrera que te mantiene apartado de los impulsos y las señales, de la verdad de tu cuerpo.
 
La barrera de pensamientos está compuesta de juicios, reglas sobre cómo deben ser las cosas, sobre lo que es permitido y lo que no. Esta barrera funciona como una espada cortante, porque divide tus experiencias y sentimientos en cajas; y el suave flujo, la unidad del conjunto, resulta cortada y fragmentada. Trata de sentir el campo sin pensar en él; simplemente permítele estar allí. Dile "hola" a tu cuerpo, al complejo y refinado campo de energía que es. Tu Alma está tan presente en este campo como lo está en las células físicas de tu corazón, de tus órganos, de tu sangre; y todos están íntimamente vinculados. Lo que te desconecta de este campo viviente son tus pensamientos, que separan y juzgan. Deja ir todos esos prejuicios centenarios, diciéndoles "sí" a tu corazón, a tu vientre, a todas las emociones que llevas dentro, a los así llamados bien y mal; y míralos como un conjunto. ¡Sé libre en ti mismo! Asume que todo lo que está vivo aquí en este campo, es bueno y bienvenido; y tiene valor.
 
Imagínate que buscas los bordes de este campo con tu consciencia. Mira si puedes sentir hasta donde se extiende, hasta donde se siente bien, qué tan grande es tu campo. Imagínate que con tu consciencia te deslizas muy suavemente a lo largo de esos bordes; y confirmas: "Sí, soy Yo; esto es quien Yo soy ahora y es bueno. A todo esto se le permite existir". Por favor, determina también que el campo se extiende bajo tus pies; y si hace contacto con la Tierra. Si no hace pleno contacto, lleva tu consciencia hasta debajo de tus pies y siente que la energía de la Tierra te da la bienvenida.
 
El sustentador y nutricio poder de la Madre Tierra te ayuda a sentirte más relajado y tranquilo dentro de tu propio campo energético; y lo hace sin juicios. La Tierra y tu cuerpo se pertenecen; trabajan desde la misma dinámica, desde la misma sabiduría. Éste es el comienzo de tu conexión con la energía de una enfermedad o dolencia; libérate de prejuicios y llega en ti mismo a tu hogar. Siente cuánto necesitas esa conexión y cómo la has omitido. Juzgarte y compararte con otros continuamente, es perjudicial, crea tensión y nerviosismo.
Para aprender a entender la enfermedad, es necesario llegar a tu hogar en ti mismo, decir "sí" a quien eres; y entrar en el campo del no-enjuiciamiento que te rodea y está en tu cuerpo. Mientras te tranquilizas, en un estado de silenciosa observación y de permitirte ser, imagínate que aparece una puerta ante tu ojo interno. Tras de esa puerta está una parte de ti que has ocultado, que no has querido ver. Tu cuerpo experimenta una dolencia o desarmonía, porque tú quieres mantener esa parte encerrada bajo llave. Déjate llevar por tus pensamientos respecto a cuál podría ser esa parte; ahora imagínate que la puerta se abre. Por causa de tu atención y de tu tranquila Presencia, a esa energía, a esa parte de ti, ahora se le permite salir. Ya no sientes la necesidad de mantenerla encerrada. Solamente mira qué sale, qué aparece. Y recuerda: ¡Todo está bien!
 
Si sientes que estás a punto de hacer juicios, o si comienzas a dudar de que el proceso esté funcionando, vuelve a dejar ir esos pensamientos. No necesitas ver nada, simplemente siente lo que sale fluyendo por la puerta y dile: "Sí". Si allí sientes pesadez, que surge cierto estado emocional, si ves que sale de la puerta una imagen un color, pregunta si pertenece a tu cuerpo. Lo que sale es una energía emocional que has reprimido; ahora pregunta en qué parte de tu cuerpo está esa represión. ¿Está ocurriendo en la parte alta o en la parte baja de tu cuerpo, en un órgano en particular, en cierta localización de tu campo energético? Simplemente busca algo que llame tu atención en el campo energético que eres. Permite que el cuerpo te hable; él quiere hablarte, darte sugerencias, permitirte ver algo. Ábrete; e incluso si no tienes éxito inicialmente, vuélvelo a hacer cuando estés solo y relajado.
 
Conéctate con el campo que no conoce los juicios. Imagínate que hay una puerta a través de la cual quiere mostrarse y manifestarse algo que te pertenece y que has rechazado. Permite que la consciencia de la Luz fluya a la parte de tu cuerpo que ha sufrido por la represión. No importa si este proceso de conectarte con tu cuerpo no produce resultados inmediatamente. Estás combatiendo contra milenarias tradiciones de ver las cosas con base en el juicio y el temor. Recuperar la conexión intuitiva pura con tu cuerpo exige que una y otra vez te inclines hacia un estado de tranquilidad y no-enjuiciamiento. Si lo haces regularmente, comenzarás a sentir cuán efectivo es. Aún cuando no te llegue inmediatamente un mensaje, sigue siendo bueno estar contigo mismo en este nivel tan puro.
 
Finalmente, te pido que vuelvas a experimentar el poder de la Tierra bajo tus pies; y también que Ella está presente en tu cuerpo. Siente allí la fortaleza natural y la ausencia de juicios. La Tierra sabe instintivamente lo que necesitas sanar, tanto físicamente como en el nivel emocional. Recibe ahora su fortaleza; y ábrete a la fuerza de la Tierra dentro de tu cuerpo.
 
Canalizada por: Pamela Kribbe
Tradujo: Jairo Rodríguez R.
Consultoría Energética y Espiritual
http://www.jairorodriguezr.com/
 
 
 




















La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 

 Blog Red Nicaragüense de Luz http://renluz.blogspot.com/
 
 
( Red Estelí Cultural) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog