domingo, 29 de diciembre de 2013

La importancia de los padres en la terapia de la anorexia y la bulimia

La importancia de los padres en la terapia de la anorexia y la bulimia

Separador

hermandadblanca.org acompañartexto 1024x1024 300x300 La importancia de los padres en la terapia de la anorexia y la bulimia inteligencia emocional enfermedades rincon salud rincon   salud inteligencia emocional enfermedades El rincon de la salud description multimedia

La familia puede ayudar mucho a la paciente de anorexia y bulimia, aceptando los cambios de carácter que sufrirá en las diferentes fases de la recuperación.
Una actitud sana y adecuada por parte de los padres facilita más del 50% de la curación.
La anorexia y la bulimia son enfermedades muy complejas y por lo tanto requieren de mucho tiempo para ser superadas. La curación no es lineal, sino lenta y con altibajos. Pasa por diferentes fases que hay que conocer y respetar. En ocasiones parece que con el tratamiento médico y psicológico está empeorando, y nada más lejos de la realidad.
Estas enfermedades se expresan en la comida, pero sus raíces están en otro sitio. El problema es que lo más visible son sus síntomas alimentarios. La anorexia y la bulimia se asemejan a un iceberg, sólo vemos una parte, la que está fuera del agua (los problemas con el físico y la comida), pero el 90% está oculto bajo el agua y es lo realmente importante. Si esa parte más interna no se reduce y se sustituye, la verdadera curación no se producirá.
Por ello sólo enfocarnos en la comida no sirve de nada. Cómo se relaciona con la comida y con su cuerpo es el reflejo de cómo está ella por dentro.Esto explica que los tratamientos sean largos. En términos generales suelen durar aproximadamente dos años. El tiempo puede ser mayor o menor dependiendo de múltiples factores como:
  • El tiempo de evolución de la enfermedad,
  • La capacidad de insigth o "darse cuenta",
  • La relación o vínculo con el terapeuta,
  • La red social de la que dispone,
  • Los apoyos de la familia a la terapia
  • La inteligencia de la afectada,
  • Los beneficios secundarios de la enfermedad, etc.
Es difícil para el entorno entender las fases por las que pasan las pacientes dentro del proceso de curación:
Por ejemplo, algunas "empeoran" al iniciar el tratamiento. Esto asusta muchísimo a los padres, que piensan en sacar a sus hijas de la terapia. Pero este "supuesto empeoramiento" es simplemente una forma de despedida de los síntomas. Piensan "va a ser la última vez" y eso les hace disfrutar de sus síntomas porque han decidido abandonarlos. Abandonar algo que consigue reducir la ansiedad no es fácil, por eso cada enferma tiene su propia forma de decir adiós a los síntomas.
Los padres aquí sólo podrán observarlo, e intentar informarse para que el miedo no se apodere de ellos. Conociendo la posibilidad de esta fase, los familiares se muestran calmados y la chica consigue salir más rápidamente de este ciclo.
Otras personas en cambio mejoran milagrosamente al iniciar la psicoterapia. Pero lo hacen únicamente para contentar al terapeuta y a la familia, por sugestión. Esta mejora desaparecerá a los tres meses y será necesario trabajar profundamente los síntomas, emociones y formas de pensar para producir un cambio interno real y no sugestivo. La familia se siente decepcionada en estos casos. Quizá ya pensaban que "la niña se ha curado", y llega la desilusión. Lo más peligrosos es que suelen buscar otro tratamiento, creyendo que éste no funciona. Y así volverán a pasar por otros tres meses buenos, seguidos de la vuelta de los síntomas. Todo ello conduce a muchas chicas a pensar que nunca se curarán, fomentando la cronicidad de los síntomas.
Por ello es mejor no presionar ni meter prisas para que se cure. La calma, la paciencia y la confianza son la mejor de las medicinas para la mente. Con este bálsamo de paz caminarán lentamente pero sin retrocesos causados por la tensión y el miedo.
El verdadero cambio, la curación, se observa prácticamente al finalizar la terapia. Algunas a los dos años, otras más tarde. Durante este tiempo suele haber ciclos. La familia debe confiar durante todo este tiempo y observar pequeños signos difíciles de apreciar pero que demuestran la mejoría. Han de confiar plenamente en la terapia y transmitir seguridad a la afectada. Para esto, muchas veces es necesario recibir apoyo psicológico o estar en grupos de padres.
Existen algunas chicas que se recuperan en menor tiempo, pero no es lo habitual y  no debemos demostrarlas que deseamos que ellas sean una de estas pacientes que se recuperan tan rápidamente.
La familia debe colaborar con la terapia de muchas formas:
En ocasiones asistiendo a sesiones de familia, dando información al terapeuta, cumpliendo las pautas necesarias en cada fase o manteniéndose al margen si en ese momento es lo necesario.
En ocasiones será necesario "tomarse unas vacaciones de su hija", para cargar las pilas y mantener las fuerzas. La curación del trastorno de alimentación es una carrera de resistencia y no de velocidad. Por ello es mejor que la familia haga paradas, escapadas de fin de semana del matrimonio sin la chica, reuniones con amigos, etc. para mantenerse mentalmente sanos y cargados positivamente. Cuanto más fuertes y calmados estén los familiares más sencillo y rápido será el camino a recorrer por la paciente.
Es muy importante eliminar el sentimiento de culpa, sobretodo la madre. Casi todas las mamás de chicas con anorexia demuestran que se sienten culpables de la enfermedad de su hija. Unas lo expresan abiertamente, y otras a través de su excesiva alarma por la enfermedad, incluso cuando la hija ya evoluciona positivamente.
Se sienten responsables por la educación dada, por haber hecho una dieta adelgazante que pueda haberlas enfermado, por haber padecido durante la infancia una depresión, por haberse divorciado de su padre, por el tipo de comida que se ha cocinado en casa,…Cualquier cosa puede utilizarse para sentirse culpable.
Este sentimiento, la culpa, destroza a la persona y no ayuda al entorno. Es necesario liberarse de él para que toda la familia pueda avanzar.
Hay que aprender a diferenciar el sentimiento de culpa de la responsabilidad. Como padres debemos colaborar en la curación, haciendo cambios en nuestro comportamiento, formas de hablar…Eso no significa que seamos culpables, simplemente que cometemos errores como todo ser humano, pero sin mala intención. Podemos solucionar nuestros errores siempre y cuando el sentimiento de culpa se reduzca.
Es necesario revisar nuestra forma de pensar, y observar si podemos estar haciendo "una montaña de un grano de arena" o si somos demasiado perfeccionistas y no nos permitimos un error. Solucionar nuestras formas negativas de pensar, y eliminar nuestro paralizante sentimiento de culpa es el mejor regalo de amor para una hija enferma de anorexia o bulimia.
Tatiana Muñoz

La importancia de los padres en la terapia de la anorexia y la bulimia

 
 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog