domingo, 22 de diciembre de 2013

El camino del alma después de la muerte (transcrito del libro: Quien Fuiste?)



El camino del alma después de la muerte (transcrito del libro: Quien Fuiste?)



















FASE UNO: Muerte física (clínica y cerebral). Durante un período de entre tres y cuatro días el alma que se va con¬templa un panorama de toda su vida.

FASE DOS: En el momento de la muerte, en el entierro o después de cuatro días de la muerte física, el alma entra en el plano espiritual del KAMALOKA, que en sánscrito equivale al PURGATORIO, AMENTI (en egipcio), HADES (en griego) o SHEOL (en hebreo).
Algunas personas describen este plano como un abis¬mo o un cubo de la basura divino, donde el alma sufre la culpabilidad de los pecados terrestres y los aleja antes de continuar.

INICIADOS: Las almas cuya pureza moral les salve de la experiencia del Kamaloka pueden reencarnarse casi in¬mediatamente, incluso al cabo de una o dos semanas de haber muerto.
Se dice que aquellos que tuvieron una muerte no natural o que fueron víctimas inocentes de la violencia se reencar¬nan muy rápidamente. Algunas doctrinas creen que todas las personas jóvenes de menos de 28 años deben reencarnar¬se también rápidamente, porque el alma aún no se ha desa¬rrollado por completo a esa edad. De otro modo, en los mundos espirituales puede pasar un período de entre 700 y 800 años hasta la reencarnación.

FASE TRES: Justo después de la muerte el cuerpo etéreo se disuelve y permanece el EIDOLON, que es la palabra grie¬ga que designa la imagen del ser humano en el plano as¬tral. El eidolon es más que solo el cuerpo astral tal como existe en la encarnación; es el cuerpo perfeccionado o el cuerpo resurreccional, a veces llamado el cuerpo sutil. Es la forma astral espiritual de la mónada en evolución que pue¬de resucitar de nuevo.
La forma espiritual del eidolon es lo que puede reapare¬cer en la Tierra en forma de fantasma, aparición o presencia que se siente pero no se ve.
Después de muchos años, el eidolon empieza a disolver¬se dejando en libertad a la mónada ya preparada para su reencarnación. La disolución final sólo tiene lugar cuando se ha completado la evolución espiritual. Entonces el espíri¬tu entra en el DEVACHAN o cielo. En algunas doctrinas, el infierno es un lugar separado al que van algunas almas el día del juicio final.
 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog