sábado, 3 de agosto de 2013

TRES MITOS SOBRE EL POLIAMOR

TRES MITOS SOBRE EL POLIAMOR

POR: Ana Cecilia Escobar 

TRES MITOS SOBRE EL POLIAMOR

POR: Ana Cecilia Escobar el Jue, 13 de Junio de 2013, 16:44 pm
Los investigadores estiman que alrededor del 5% de los estadunidenses están en relaciones que implican la no monogamia consensual, es decir permiso para establecer vínculos amorosos o sexuales fuera de la pareja. Las reglas de estas parejas son variadas, pero se dividen generalmente en el intercambio de parejas ocasionales o bien en vínculos entre tres, cuatro o cinco personas simultáneamente. A esto último se le conoce como poliamor.
Durante años, las personas que prefieren amar de esta forma habían permanecido más o menos ocultas, hasta que provocaron el interés de la psicología. El pasado 15 de febrero se llevó a cabo la primera conferencia académica internacional sobre el poliamor en California, en la cual se expusieron algunas evidencias para desmentir mitos sobre el estilo de vida.
Mito 1. La gente poliamorosa está insatisfecha
Cuando una persona se sale de su relación en búsqueda de compañía o sexo, es natural asumir que algo anda mal con su vida amorosa. No parece ser el caso de los poliamorosos.
Melissa Mitchell, estudiante de psicología de la Universidad de Georgia condujo una investigación con 1,093 personas en relaciones poliamorosas. Estos enlistaron a su pareja principal y a la secundaria y entre los dos se sumaron un promedio de nueve años.
Posteriormente, los participantes respondieron una encuesta sobre la satisfacción y éxito que sentían en sus relaciones. Encontraron que la mayoría se sentían satisfechos, cercanos y apoyados por su pareja principal, lo que sugiere que su deseo por un secundario poco tiene que ver con la insatisfacción en la relación. Mitchell presentó sus resultados en la reunión anual de ls Sociedad de Personalidad y Psicología Social en Nueva Orleans y aclaró: "las relaciones poliamorosas son relativamente independientes una de la otra. Tendemos a asumir que si tienes necesidades que se resuelven fuera de tu relación, resultará en algún efecto negativo, y eso no fue lo que encontramos."
Muchas personas poliamorosas forman relaciones alrededor de una pareja comprometida, en la cual cada persona tiene una relación aparte. Pero el modelo de pareja principal y secundaria aplica a muchas de estas relaciones. Sin embargo, alrededor del 30% de la población poliamorosa afirma que este concepto es ajeno y que obtienen distintas cosas de cada persona, de acuerdo a Bjarne Holmes, psicólogo en Champlain College en Vermont.
Mito 2. Los poliamorosos no se comprometen
Amy Moors, de la Universidad de Michigan identificó que las relaciones entre múltiples actores no son faltas de compromiso. Moors ha entrevistado a personas legalmente casadas durante 40 años, que tienen relaciones a parte por otros 20.
Las parejas poliamorosas se comunican hasta el cansancio. Es la única manera de asegurar que las necesidades de todos estén cubiertas y que nadie se sienta apartado. Elizabeth Sheff, consultora legal y profesora de Georgia State University que trabaja en un libro sobre el tema, aseguró que aunque tantas negociaciones y charlas requieren absoluta dedicación, las personas poliamorosas lo disfrutan. Reportan sentirse llenos de energía y pensamientos positivos.
Mito 3. Los poliamorosos hacen daño a sus hijos
Una gran pregunta sobre los poliamorosos es cómo su relación afecta a las familias con niños. La respuesta no está del todo clara, pues no existen estudios a largo plazo y gran escala que revisen la estabilidad de los niños de padres poliamorosos.
Aunque investigaciones en sus primeras etapas, sugieren que el poliamor no tiene efectos negativos en los niños. Sheff ha entrevistados a más de 100 miembros de familias poliamorosas, incluyendo a un par de docenas de niños de entre 5 y 17 años de edad.
Los padres reconocen las desventajas de su estilo de vida para sus hijos, principalmente el estigma del mundo alrededor y el peligro de que formen vínculos con una pareja que eventualmente podría abandonar el acuerdo.  Para evitar el riesgo, muchos padres prefieren no presentar a las parejas secundarias con los niños.
Los niños de entre 5 y 8 años rara vez estuvieron conscientes de que sus familias eran distintas que las otras. Pensaban en los novios y novias de sus padres en función de su relación con ellos, no con mamá  y papá.
Los niños de entre 9 y 12 años estaban más conscientes de que sus familias eran distintas, pero la mayoría dijo que era fácil mantenerlo en secreto porque la personas tienden a confundir los acuerdos poliamorosos por familias mezcladas. 
Por su parte los adolescentes mostraron una aproximación a la situación más frontal. La filosofía de "si crees que esto está mal, tendrás que probarlo. Mi familia está bien" fue la más común. Algunos de los chicos se manifestaron deseos de establecer relaciones poliamorosas en el futuro y otros no están interesados en lo absoluto. 
Los niños dijeron que tener varios adultos en quienes confiar es agradable, pero estar bajo tanta supervisión  no les permite salirse con la suya nunca.
La falta de trauma ente niños de familias poliamorosas sugiere que el estilo de vida no es por definición, terrible para un niño. 
 
 

























































































































































La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog