martes, 13 de agosto de 2013

Reflexión: ¿Qué es lo Que nos Motiva En Nuestra Búsqueda Espiritual? por Ursula Lappas

 

Reflexión: ¿Qué es lo Que nos Motiva En Nuestra Búsqueda Espiritual? por Ursula Lappas

Separador
hermandadblanca.org   Ursula Lappas Reflexión: ¿Qué es lo Que nos Motiva En Nuestra Búsqueda Espiritual? por Ursula Lappas sabiduria y conocimiento reflexiones personal  Ursula Lappas sabiduria y conocimiento manejo de energías Evolución Educación      description multimedia
Ofrecemos este espacio para reflexionar sobre temas que, a priori, carecen de importancia, aun cuando responden a necesidades y a inquietudes que todos sentimos en algún momento de nuestra vida.
Los temas aquí tratados son en su mayoría fruto de los encuentros semanales que se realizan semanalmente en el Centro Praxis; otros reflejan el día a día de una sociedad sometida a enormes presiones que proceden tanto del exterior como de la propia alma.
Estos hechos nos obligan a abrir nuevas ventanas para observar un mundo que está envuelto en un proceso de transformación sin precedentes.
Invitamos a los lectores a subir al tren que conduce a la Tierra Prometida en un viaje de reconquista del Yo que, durante eones, está aguardando este momento de reencuentro.
 
¿QUÉ ES LO QUE NOS MOTIVA EN NUESTRA BÚSQUEDA ESPIRITUAL?
 
Aunque la principal tarea de la humanidad consiste en la espiritualización del planeta Tierra, su éxito depende del esfuerzo realizado por cada ser humano.
 
En los gráficos I y II del libro "Amaneceres de la conciencia" se ve claramente que el proceso evolutivo va a cargo del alma que concede a cada individuo la personalidad apropiada para cumplir con su plan de vida durante el tránsito por la Tierra. Los aspectos de la personalidad dependen de diferentes factores que pueden ser hereditarios, educacionales, medioambientales y de influencias cósmicas.
 
Cuando nuestras creencias no están en consonancia con el alma divina, el alma humana no puede desplegarse debidamente, lo que crea conflictos en el desarrollo personal. Hasta que el aspirante no se libere de todo tipo de tutela y no se deje guiar por sus propios pensamientos y convicciones, el maestro interior no se puede manifestar.
 
Los seres que se resisten a los momentos de cambio, incluso se dedican a la descalificación de los nuevos conceptos que todavía no están al alcance de su comprensión, se cierran al proceso evolutivo promovido por un espíritu abierto a las ideas del futuro ( cap. VI ).
 
Con ello no pretendemos decir que cualquier información ha de ser integrada sin pasar por el filtro del discernimiento y que el libre albedrío tenga su base exclusivamente en actos de fe.
 
Aunque ninguna verdad es absoluta, las pequeñas verdades enaltecen el espíritu humano, siempre inquieto y a la descubierta de nuevos horizontes que es, en definitiva, la búsqueda del Yo. ( cap. II ).
 
Igual que la existencia está sometida a fluctuaciones, nuestro afán de saber también lo está. La sed de acumular información queda saciada cuando el alma reclama un tiempo de reflexión para evaluar todo conocimiento adquirido con el paso del tiempo. Más pronto o más tarde ya no siente la necesidad de nutrirse de fuentes que no sea el propio manantial que brota de manera intuitiva del Yo Superior.
 
Este nuevo escenario pone a prueba al alma humana que tiene que enfrentarse irremediablemente a su Ego desprovisto del apoyo de la mente cognitiva y de las justificaciones de la inteligencia emocional. Durante algún tiempo, esta situación puede despertar en el aspirante un sentimiento de soledad que se va disipando a medida que conecte con su esencia divina y acepte el poder que Dios ha depositado en él.
 
Dicha reconexión del Yo terrenal con el Yo Superior tiene lugar en las células de la biología humana en presencia de los elementos tierra, agua, aire, fuego que, de este modo, se someten a los efectos resonantes emitidos por el alma humana.
 
Al ritmo que la biología del ser humano se ilumina desde dentro, los elementos de nuestro planeta se divinizan, elevando al hombre y la Tierra en un esfuerzo compartido a planos superiores de conciencia.
 
En definitiva: a la pregunta ¿qué es lo que nos motiva en nuestra búsqueda espiritual?, una alumna contestó: "Somos curiosos por naturaleza sobre áreas de la vida que tienen que ver con nuestra divina misión que es la razón por la cual hemos venido aquí".
 
Una respuesta sencilla y tan compleja a la vez…
 
Aunque nuestra misión no siempre nos conduce a donde nos gustaría llegar, lo importante es el recurrido y no la llegada. Cada fracaso es una oportunidad de mejorar y cada duda una posibilidad de cambiar el rumbo y de salir de la rutina.
 
Fuente:  http://centroterapiaspraxis.blogspot.com.es/
 

Reflexión: ¿Qué es lo Que nos Motiva En Nuestra Búsqueda Espiritual? por Ursula Lappas

 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog