miércoles, 20 de febrero de 2013

El Taoísmo y la deidad II

El Taoísmo y la deidad II

Me he atrevido a colocar los comentarios de Laord y de Anónimo como entradas. Valen la pena porque son posiciones críticas pero en un sentido que tal vez sus autores no han percibido.

"Laord dijo...
Respecto al Taoismo, creo que es posible transmutar el término Tao por el más cotidiano "equilibrio", es decir, entender el tao como entidad axiológica antes que como algo metafísico o místico, sin que por esa transmutación pierdan sentidonecesariamente los planteamientos manifiestos en los fragmentos publicados en el comentario. Esto efectivamente nos marca una diferencia radical con las nociones de deidad de las religiones occidentales y algunas orientales, pues las deidades del judeocristianismo o el hinduismo, por ejemplo, no pueden ser entendidas sin personificarlas de una u otra forma.

Todo esto sea dicho, aclaro, con toda reserva, pues mi familiaridad con las religiones orientales es escasa, además de que como materialista irredento me resisto a aceptar cualquier forma de misticismo y tiendo en consecuencia a "aterrizar" los conceptos.

Sobre el comentario acerca de la soledad de la distinción, o el ostraicismo como condena a quien se atreva a cambiar... creo que lo importante es la congruencia interna, eso y mantenerse en movimiento, a menudo las soledades y frustraciones se presentan cuando estamos inactivos, aislados en nuestra idea de unicidad, cuando al contrario uno se mueve y se atreve a empujar al ir contra corriente, se termina descubriendo que hay otros que también luchan... y como dijo Bretch, esos son los imprescindibles."
Laord, y que me disculpe, es un materialista irredento taoísta. A sabiendas o no, ha entendido lo que a muchos les cuesta años. Me alegro por ello. Porque el Taoísmo no es una religión del tipo judeo-cristiana-islámica, y para Occidente eso es motivo de malentendidos. Toda doctrina de realización personal es un trabajo solitario aunque se esté acompañado, pues uno mismo y sólo uno mismo puede atravesar sus propias limitaciones.

"Anónimo dijo...
El Taoísmo, como el budismo, como el sufismo, son todos intentos inútiles del pensamiento por alcanzar lo trascendente.
Quien haya escuchado a Krishnamurti sabe de que hablo.
Todo taoísta sigue el Tao, pero ocurre que ese Tao que sigue es solamente su pensamiento, su ideal, con lo cual correrá paralelo siempre a la trascendencia, al Tao, sin llegar a tocarse nunca con él...
El Tao ocurre o no ocurre, pero jamás se le puede invitar, experimentar, pensar, manipular...
Es todo un terrible engaño de proporciones descomunales el que durante décadasnos han intentado vender en occidente (la mayoría de las veces por occidentales.
Un sabio taoísta, un maestro zen, un iluminado sufí, ninguno de ellos ha alcanzado "lo otro", la iluminación, como quieras llamarlo...
Lo único que alcanzaron es aquello que habían intentado encontrar desde el principio: el producto de su propio pensamiento, su ideal...
Pero jamás lo sagrado, lo trascendente, el verdadero Tao, o el brillante nirvana...
Y hay un por qué..., la mente no puede dar con ello, porque "aquello" está más allá de la mente, el cerebro no puede manejarlo, el pensamiento solo puede tocar lo "conocido" y " lo otro" es lo desconocido...
Hablemos claro y alto..., nos han engañado como a chinos (valga el chiste)...
Y cualquier intento de justificar la valía de las técnicas orientales para lograr la iluminación, es tan solo una estratagema de la mente...
Triste, pero es así..."
Anónimo: El Budismo, el Taoísmo y el Sufismo se basan en la práctica. Sin ella, son sólo palabras. La práctica de esas doctrinas prescinde, a la larga, de las palabras. La mente es un medio y también un obstáculo. Se logra la iluminación cuando también se prescinde de la mente. Porque el Yo Interior no es la mente. El Yo usa a la mente como herramienta. Una herramienta que normalmente actúa por sí sola. En el mejor de los casos, el Yo toma el control de la mente y luego la descarta. Ni Anónimo ni yo podemos saber qué ocurre dentro de un iluminado. La iluminación no es transferible. Por eso sólo tenemos acceso a ella lográndola. ¿Puede el escalador compartir sus sensaciones con aquél que se ha quedado al pié de la montaña?

2 COMENTARIOS:

  1. Si el Tao, el Budismo y el Sufismo son considerados intentos inútiles por alcanzar lo trascendente, entonces todas las religiones lo son, desde ese punto de vista. Ya que las mismas se basan en "creencias o fe" y no se puede manipular, ni invitar, ni pensar a la deidad en que se crea. Ya sea una técnica o una religión de verticalidad: Padre, Hijo...lo que se intenta creo es vivir la espiritualidad y todos los caminos llevan a lo mismo: a una elevación del espíritu o vida espiritual, a encontrar las razones de la existencia y todo lo que ella conlleva, también a encontrarle un porqué a nuestras vidas, una razón por la que estamos en esta vida terrenal. Es un sentir, una necesidad no un engaño. Si el pensamiento puede tocar todo lo "conocido", entonces seríamos todos agnósticos.Tampoco podría aceptarse la existencia de un Dios, Jehová o Buda. 
    Coincido en que no podemos saber lo que siente un "iluminado"o una persona al ver el rostro de su deidad si no lo hemos experimentado, ya que no se puede trasmitir o explicar, más si es una experiencia, una práctica y no se logra con palabras. No podemos saber a ciencia cierta si los maestros zen o taoístas alcanzaron o no el producto de su propio pensamiento, su ideal, o realmente la iluminación. Sólo el que la alcanza puede saber discernir si era o no un engaño, pero primero hay que vivenciarlo. Así que es una elección de filosofía de vida, simplemente, ni bueno, ni malo, ni absurdo, ni engañoso.
    Responder
  2. Sin caer en sincretismos a los Cristianos Occidentales el Tao nos acerca un punto de vista muy rico en conceptos no clasicos, conceptos de que algo puede ser y no ser al mismo tiempo, de cambios constantes y no de la inmutabilidad del ser, como ejemplos. Y para la vida cotidiana tal vez mas practicos, como ver al tao en una accion simple como abrigarse para lograr calor cuando hace frio. Todo enriquece, lo importante es ver la idea y en ella la sabiduria que enriquese y tiene un fin practico para alcanzar la felicidad.
 
 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog