sábado, 1 de diciembre de 2012

Iatrogenia: una sociedad enferma de la medicina



Una industria médica iatrogénica / la medicalización perniciosa de la salud / IVAN ILLICH

Una invitación para leer a
Iván Illich
y conmemorar su presencia
a los diez años de la sombra
luminosa de su ausencia
Convocatoria al Encuentro: El humanismo radical de Iván Illich 
Cuernavaca, Mor. México, diciembre 13, 14 y 15 de 2012
Registro de ponencias e inscripción de participantes: encuentroillich@gmail.com


Una industria médica iatrogénica(1)
Jean Robert 
La empresa médica es, para Illich, el paradigma de la  contra-productividad  de  los  servicios  en  el contexto  industrial.  Más  precisamente,  la medicalización perniciosa de la salud no es más que un aspecto de un fenómeno general: cuando todo el espacio esta atiborrado por mercancías o servicios, el hombre se vuelve incapaz de producir valores de uso. El atiborramiento pedagógico paraliza entonces el aprendizaje autónomo, el congestionamiento vial vuele  la  marcha  inefectiva  y  peligrosa,  y  el encarecimiento de los servicios médicos desvaloriza toda higiene personal gratuita.
En ésta obra, Ivan Illich aplica sistemáticamente a 
la medicina el análisis de los tres niveles - técnico, 
social y estructural - de la contra-productividad(2), lo que, como lo veremos, fue su fuerza y es ahora su debilidad.
Para hacerlo, escoge una terminología en parte 
retomada del vocabulario técnico de la medicina. Por 
ejemplo, poco antes de la publicación de Némesis 
médica, la revista profesional de los médicos 
ingleses, The Lancet, había lanzado un neologismo 
para definir una nueva epidemia: la iatrogénesis, 
transmisión contagiosa de enfermedades por la 
profesión médica (del griego iatrós, médico). La 
iatrogénesis  es  la  contra-productividad  de  la 
medicina.
La contra-productividad técnica se vuelve aquí 
iatrogénesis clínica. Es explícitamente el tema de 
toda la primera parte de Némesis médica (p. 541-
561).  La  locución  define,  como  la  contra-
productividad técnica, el congestionamiento de los 
hospitales y los accidentes que éste provoca, así 
como las consecuencias de las "malas prácticas" 
inherentes a todo sistema técnicamente contra-
productivo.
Laiatrogénesis social es el tema de la segunda 
parte (p. 541-635). Define la desvalorización y la 
destrucción  de  las  capacidades  higiénicas 
autónomas por el sistema médico, como por ejemplo 
la desaparición casi total de la medicina doméstica 
practicada hasta los años 1950-60 en los países 
ricos con bastante competencia por las madres, las 
abuelas  y  las  tías  y  aún  practicada  abierta  o 
clandestinamente en los países pobres. Como la 
contra-productividad social de las escuelas y de los 
sistemas de transporte, la iatrogénesis social es la 
incapacidad creciente del hombre industrializado de 
producir valores de uso.
Laiatrogénesis cultural es la contra-productividad estructural de la medicina. Es el objeto de la tercera parte del libro (principalmente p. 636-704).

I.    La iatrogénesis clínica: una sociedad enferma de la medicina
Entre el fin del siglo XIX y el fin de la Segunda 
Guerra   Mundial, la medicina franqueó 
sucesivamente dos umbrales críticos. A partir del 
primero, el acto médico tuvo generalmente más efectos benéficos que efectos negativos. La peste y 
la poliomielitis prácticamente desaparecieron. Una 
sola dosis de medicamento bastó para conjurar la 
neumonía. El DDT suprimió los vectores de la 
malaria. Entre 1900 y 1920, cada año que pasaba 
aumentaba de algunas semanas las probabilidades 
de supervivencia del recién nacido. Pero, a partir del 
punto en que cada uno pudo afirmar que conocía 
una persona que había sobrevivido una enfermedad 
gracias a una intervención médica, la gente empezó 
a creer que la oferta de cuidados médicos equivalía 
a una mejoría de la pretendida "calidad de la vida".
Poco después del fin de la Segunda Guerra 
Mundial, se manifestó un segundo umbral. En ciertas 
poblaciones altamente industrializadas, los jóvenes 
empezaron a temer no durar tanto como sus padres. 
Los  actos  médicos  comenzaron  a  tener  más 
probabilidad  de  volverse  contra-productivos  o 
iatrogénicos.  Sistemas  médicos  cada  vez  más 
costosos se mostraron incapaces de aumentar la 
esperanza de vida, salvo en el período postnatal.
Hoy en día, la medicina es incapaz de reducir la 
morbilidad global. Se ha vuelto la fuente de una 
nueva enfermedad: la enfermedad iatrogénica -
engendrada por el médico - actualmente la epidemia 
la  más  peligrosa  y  la  menos  reconocida.  Las 
medidas  para  neutralizarla  tienen  un  efecto 
paradójico: la vuelvan incurable al tiempo que las 
medidas para ocultarla la hacen insidiosa en la 
medida en que la profesión que la genera la disimula como   una   infección   vergonzosa.    Hay proporcionalmente más accidentes en los hospitales 
que en todas las otras ramas industriales, salvo el 
sector minero y la construcción de altos edificios. 
Entre  más  la  técnica  invade  la  rutina  de  los 
hospitales, más grotescos y evitables se vuelven los 
accidentes en ellos. Más allá de cierto nivel de 
esfuerzo, la suma de todos los actos médicos baja 
necesariamente  el  nivel  de  salud  de  toda  la 
sociedad, reduciendo lo que constituye la salud de 
cada individuo: su autonomía personal.

II. La iatrogénesis social: la represión de la higiene autónoma
La medicina actual vuelve la sociedad menos 
sana : se necesita tener una visión de la realidad 
profundamente  deformada  por  una  escolaridad 
médica prolongada para sostener lo contrario. Los 
costos de los servicios de salud ocupan un lugar 
cada vez más importante en los presupuestos 
nacionales. Tal "medicalización del presupuesto" es 
el indicador de una forma de iatrogénesis social, 
pues refleja la identificación del bienestar con un 
nivel de "salud nacional bruta" medido por el grado 
de distribución de los productos de la institución 
médico-farmacéutica. Paradójicamente, más allá de 
determinado  umbral,  la  morbilidad  de  las 
poblaciones crece en proporción a la cantidad de 
servicios médicos disponibles.
Éste efecto paradójico de lm edicalización del 
presupuesto es comparable a los efectos de la 
sobre-producción  y  del  sobre-consumo  de  los 
productos de otras instituciones. Por ejemplo, es el 
nivel  global  de  transporte  él  que  estorba  la 
circulación. El volumen total de la instrucción impide que se aliente la curiosidad de los alumnos, que se fortalezca su valor intelectual y que se afine su sensibilidad.  Es  el  carácter  invasor  de  las informaciones que engendra la superficialidad y la confusión.  Es  el  volumen  creciente  de  la medicalización que reduce el nivel de salud. Si bien la medicalización del presupuesto rompe el equilibrio entre  la  oferta  de  servicios  médicos  y  las capacidades curativas de la gente, una verdadera invasión farmacéutica(3) acaba con convencerlos que no hay salud fuera de rituales médicos debidamente acompañados por prescripciones.
Para los médicos, la vejez y la muerte parecen constituir el último horizonte por conquistar. Los 
esfuerzos dedicados a la conquista de éste finis 
térrea son  económicamente  muy  provechosos, 
porqué son el prototipo de proyectos en los que la 
medicina es a la vez ineficaz y generadora de mitos 
de poder ilimitado.
De la misma manera en que la escuela tiende a 
paralizar el aprendizaje autónomo y el transporte estorba la caminata, la medicina se ha vuelto un 
obstáculo mayor a las capacidades autónomas de 
curación. Los productos de cada una de éstas 
instituciones compiten con un valor de uso del que la 
gente gozaba desde siempre de manera autónoma.

III.  La  máscara  sanitaria  de  una  sociedad mórbida: la iatrogénesis cultural
Sanar es tradicionalmente un verbo intransitivo que designaba por excelencia la actividad del enfermo: yo no podía ser "sanado" como no puedo ser "caminado" o "perecido". La iatrogénesis cultural es fundamentalmente la destrucción de la cultura. Como lo apuntaba Foucault en El  nacimiento  de  la  clínica:  una 
arqueología de la mirada médica(4), el origen de la 
institución médica es onírico, como lo es hoy el mito 
de una volatilización de la enfermedad en un medio 
corregido. El instrumento predilecto al servicio de la 
corrección del medio es la norma. El nacimiento de 
las  entidades  patológicas (las  enfermedades clasificadas) son inseparables de desviaciones a 
normas  establecidas.  El  enfermo  aprende  que 
existen  entidades enemigas que infringen la norma 
y que el médico debe combatir. Un nuevo lenguaje, 
elaborado en las altas esferas sociales, impregna 
entonces  la  sociedad  hasta  sus  fundamentos 
profundos y tiene sus propios efectos iatrogénicos. 
El embargo de los médicos sobre el lenguaje de los 
que sufren se ha vuelto el baluarte de los privilegios 
de su profesión. El constante recurso al lenguaje 
especializado que este embargo promueve cierra a 
su vez el camino hacia una desprofesionalización de 
la medicina.
El libro concluye con una advertencia:
El verdadero milagro de la medicina moderna es diabólico. Consiste no sólo en hacer que individuos, sino poblaciones enteras sobrevivan en niveles inhumanamente bajos de salud personal. Némesis médica es la retroalimentación de una organización social que se impuso mejorar e igualar la oportunidad de cada hombre de enfrentar su ambiente con autonomía y terminó destruyéndola(5).
La versión francesa reanuda más explícitamente con el sueño traicionado de la medicina, su "origen onírico", en palabras de Foucault :
Un solo curso de acción puede despertar el hombre a la consciencia del 
origen onírico de instituciones productoras de cobardía, de vanidad, de 
violencia, de envidia y al mismo tiempo incitarlo a dominar las fuentes del espejismo moderno: es la lucha política por el derecho a la intensidad el acto productivo personal.
La contra-productividad global de la medicina es un fenómeno evidente. La lucha política […]   por la libertad del ejercicio de los 
cuidados y por la libre disposición del propio cuerpo podrá jugar el papel 
de una chispa, desencadenando un proceso de liberación en otros 
dominios en los que la expansión del sistema heterónomo también 
alcanzó niveles mórbidos(6).

NOTAS

1 Némésis Médical, Obras reunidas, vol. I, México, Fondo de Cultura Económica, 2006, p. 531-763.
2 La contra-productividad técnica es el conflicto entre el output industrial recién producido y el que fue 
producido anteriormente, como cuando un coche que entra a una vía congestionada hace perder al 
conjunto de los otros un múltiplo del tiempo que el pasa en ésta vía. Es una relación de productos contra 
productos.
La contra-productividad social es un conflicto entre lo que puedo hacer por mi mismo y lo que otros pretenden hacer para mí, entre la autonomía y la heteronomía. Es por ejemplo el hecho de que los servicios de transporte estorban la marcha, la vuelven peligrosa e ineficiente.
La contra-productividad estructural es la parálisis de la imaginación que vuelve ciego al hecho de que los males sociales existentes - como la pendularidad obligatoria y el congestionamiento de la circulación - no siempre han existido y que no existirán siempre.  Es la cerrazón a la posibilidad de invertir las 
instituciones.  Ver sesión sobre energía y equidad.
3 La expresión fue acuñada por Jean-Pierre Dupuy y Serge Karsenty en su libro L'Invasion
pharmaceutique, Paris: Seuil, 1974, traducción española: La invasión farmacéutica, Barcelona: Euros, 
1976.
4 México: Siglo XXI, 1983, traducido de Naissance de la clinique, une archéologie du regard médical, Paris: PUF, 1972.
5 Ivan Illich, Némesis médica, op. cit., p. 759, 760.
6 Ivan Illich, Némésis médicale, Œuvres compètes, Paris ; Fayard., 2003, p. 786.


facebook
Hola, Ricardo:
Doc Zurita comentó tu enlace.
Doc escribió: "Esto es de actualidad y muy propio para la mesa correspondiente a IATROGENIA:
http://www.migueljara.com/2012/07/30/los-fallecidos-en-espana-por-efectos-adversos-de-los-farmacos-triplican-a-las-victimas-de-trafico/

También Miguel Jara ha escrito algunos bien documentados libros sobre el tema, puedes ver:
http://www.migueljara.com/libros/"


Ir a comentarios

Responde a este e-mail para comentar en este enlace.
Ver el comentario




USPALLATA 2012
lista nacional de correo
RedLuz Cuyo
encuentro en Facebook



IVANILLICH.ORG.MX
Illich en Facebook





Encuentro Global de las Tribus del Arcoiris-Palenque-Diciembre 2012






RED GLOBAL DE CONSCIENCIA
Plataforma independiente desde 1996 de articulación de alternativas para crear un mundo mejor,
con 77 herramientas ciberespaciales administradas en servicio desde:

La Casa de la Red

facebook.com/lacasadelared
facebook.com/redluz
Red Global de Consciencia
Red Iberoamericana de Luz
Guardianes de la Tierra
Redes de Luz y Conciencia

Encuentros de Luz
Calendario Espiritual
SERVICIOS GRATUITOS DE INFORMACIÓN
RedLuz-Panorama mundial espiritual
Red Anáhuak-Panorama mundial civilista
Foro GAP con todas las canalizaciones
Archivo I
Archivo II

Documentos pesados
RED MEXICANA DE CONCIENCIA
Foro Méshiko-Latinoamérica, panorama nacional civilista

Red Mexicana de Luz, panorama nacional espiritual

Foro México en Conciencia
Red Cuauhnáhuak-Redes civiles morelenses

ENLACES RECOMENDADOS
Activismo Sagrado
Foro sobre Chamanismo
Salvemos el Bosque de Agua
Espiritualidad y Política
Tierra Sabia-Red social por la sustentabilidad
Museo Virtual de la Cosmogonía Antigua Mexicana
Activarte, AC.

Ser Tierra-Tradiciones ancestrales amerindias
El Poder del Consumidor, AC.

Enciclopedia Virtual de la Medicina Tradicional Mexicana

Enciclopedia Virtual sobre Economía Solidaria

Red Internacional de Recicladores

Foro sobre Economía Alternativa

Foro sobre Mercados Orgánicos
Semillas Sin Fronteras

Día de la Tierra-22 de abril
Red Global de Sanadores
Latinos en EEUU





YouTube Facebook hi5 Twitter Flixster Friendster Plaxo Netvibes
Contacto, asesoría, informes de grupos locales en cada país y donativos para ayudar a sostener estos servicios: lacasadelared@gmail.com . Mensajeros instantáneos: Skype redluz1 MSN ricardoredluz AIM redluz Y! Messenger anahuak2001
Twitter Latest tweet: Dwayne Verheyden, Max Baca, and David Farias Jam http://t.co/fy3UW61U Follow @redluz Reply Retweet   00:34 Nov-21
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog