martes, 26 de julio de 2011

Homenaje a Verónica Y Susana….PLOMO

Por JOSSY (JOSSY A. Alemán)
Internacionalista Panameña,Brigada Victoriano Lorenzo.
Ottawa, Canadá, Mayo 20.


A Mis Queridas Compañeras:
Verónica (Yelba María Antúnez y Susana (Marta Conrado): Columna Jacinto Hernández

Ya han pasado 32 años y no sé si celebrar o quizás llorar, la gran falta que nos han hecho en todo este tiempo, a sus familiares y a nosotros sus hermanos de lucha. Ese tiempo que no se fue con ustedes, es el tiempo que nos ha costado olvidar ese pasado. Hemos tenido todo tipo de heridas, pero la más profunda es las que nos dejo, el vacio inmenso que aun suda sangre en carne viva al no tenerlas con nosotros.
Verónica, recuerdas cuando te presentaron en el campamento? Te mirabas tan frágil y palidita, pero tan real y llena de tantas ideas políticas que me asustabas. No podía imaginar que alguien como tú, tan menudita, manejaba con destreza las palabras políticas con tal convicción, como tú. Pero ahí estabas con la dignidad cada vez más henchida y llena de aliento. Luchabas por ese país tan tuyo, y te mirabas tan niña, que tu voz tierna se introdujo en nuestros corazones. Tu sabida frase "Dame vos" nos inquietaba y nos hacía flaquear hasta llegar a tu meta de hacernos compartir lo que querías, porque eras nuestra niña.
Esa cara juvenil llena de ilusiones, nunca pedio una fiesta de 15 años, ni un lápiz labial, ni un vestido de moda. Con tu traje verde olivo, tu fusil lleno de ilusiones al hombro te abriste sendas de historia.
Tu fiesta de Quinceañera fue en Nueva Guinea La música fueron los combates a los que fuimos juntas. Los regalo, fueron balas que entraron en tu corazón y el vals, no lo bailaste con tu padre, sino con los Comandante Ernesto y Rosendo. Juntos partieron a la tierra de los héroes, dejando una seña roja de sangre en la bandera roja y negra del Frente Sandinista.
Nuestro último encuentro fue muy triste. Me dijiste con mucha gallardía que te irías con los Comandantes. Lamento no haberme quedado a tu lado o no haberte forzado a irte conmigo, el enemigo egoísta desojo nuestra rosa.
Nunca olvide, cuando tú y yo, tuvimos una infructuosa pesca en el riachuelo, el cangrejito de mascota, las fogatas, tus lágrimas de coraje y tu silencio de perla; la pelea con los mosquitos, las montañas, el hambre y el calor. Que días aquellos, triste, difíciles y cansados pero valieron la pena.
Te convertiste en la niña del cuento de Dario. "Te voy a contar un cuento", "las princesas primorosas se paren mucho a ti; cortan lirios, cortan rosas, cortan astros, son así…"
De ti, Susana, la mujer tallada en metal y madera fina. Fuiste mi más grande ejemplo en la lucha. Tu semblante fuerte y tu convicción política, me dio una amplia visión de cuan significante era la lucha para cada uno de nosotros. Te vi cargar armamento pesado, entrenarte como buen soldado, ser siempre incansable e indomable. Debajo de toda esa dureza de guerrera, había una madre que escondía un hijo, que habito en su corazón hasta el último día. El, tu hijo, del que pocos supimos, crecía en secreto escondido del enemigo, crecía en cada lágrima que no vimos en tus ojos y en cada gota de sudor por la libertad de tu pueblo. El creció en los gritos de dolor en tu cuerpo lastimado por cada momento de tortura, en tus venas sacrificadas y en tu último suspiro.
Susana, fuiste la Minerva de los Nicaraguenses, diosa de la guerra y la sabiduría. Tu acostumbrado silencio tan profundo como el océano y tan ligero como el viento, lleno de tu alma pura y dispuesta siempre a luchar. Empuñaste el fusil con valor y la mira, la dirigiste a ese enemigo, que te despojo del amor de tu hijo, de tu familia y de tu pueblo. Hiciste soñar tu metralla, con ira y con amor. Eras gigante entre los pequeños, fuerte entre los débiles, diestra entre los lentos y mujer entre hombres. Fuiste Vlaquiria, poesía, música y alegría.
Llegue a ver tus ojos llenos dolor, terror y amargura, iguales a los míos. Aun guardo el calor de tu mano atada a la mía, cuando nos íbamos, pero que lástima que te llevaron de mi lado! Aquellos ojos tuyos, llenos de lágrimas, aun los puedo ver en el ocaso, sabias que jamás volverías. Guardo esos gritos que me niego a oír de tu agonía. Ese sufrimiento que viviste y toda la saña que el enemigo marco en tu piel por cobardía. Aún me niego a creer que no estás, que te perdimos aquel día. Me niego a pensar que tu nombre quedo olvidado, tu sangre y tu dolor, ya no se pronuncia.
En todos estos años, te hemos recordado con el valor de una heroína, como bien merece. Sé que algunos te han olvidado, pero no importa, ellos son humanos. Nosotros tus hermanos, jamás olvidaremos tu lucha, tu amor, tu valor y tu sonrisa.
Aprendí sus nombres reales. Tu Verónica, la princesa del cuento de Darío, te llama Yelba María Antúnez y lo lucen con orgullo en tu querido Ocotal. Susana, mi querida Diosa de la Guerra, llevaste el nombre de Marta Conrado. Y viven en cada bandera Sandinista, roja por la sangre de ustedes derramaron y negra por el luto de no tenerlas con nosotros.
Viven en sombra de las montañas, en la frialdad de los ríos, en el silencio de la luna sobre las ciénagas de Nueva Guinea. Al lado de ustedes se escuchan las voces de los Comandantes Ernesto (Iván Montenegro Báez) Rosendo (Oscar Benavides Lanuza) Domingo (Adolfo García Barberena) los gritos de "Patria Libre o Morir" de los muchachos. Aquellos que también abrieron en el camino hacia el sol de la libertad. Ellos cayeron y nosotros los seguimos.
Dios cuide de ustedes, aún no se terminan de secar las lágrimas de tu madre Verónica, ni el vacio en el corazón de tu hijo Susana. Pero en el mío, sigue ese amargo sabor de no tenerlas.
En este mes de Mayo, los recuerdo en las márgenes del Rio San Juan
 y quisiera gritar sus nombre y escuchar sus voces diciendo "presente".
Nos volveremos a ver, porque los héroes no mueren, viven en el corazón para siempre!!

Con todo amor…
—————————————–
*Jossy Aleman, Frente Sur. 
 
 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog