lunes, 11 de octubre de 2010

Las Siete Rondas y las Siete Razas

                    
Las Siete Rondas y las Siete Razas, 

                    por Samael Aun Weor
                     
                    Durante el Gran Día Cósmico de Manifestación, las oleadas de 
                    vida o chispas virginales van atravesando 7 períodos de 
                    manifestación o Rondas sucesivas, constituyendo estas 
                    últimas la evolución planetaria.PRIMERA RONDA: RONDA MENTAL 
                    (PERIODO DE SATURNO) 
                    En el primer periodo de manifestación la naturaleza toda era 
                    mental, las formas ya dibujadas en la Mente Cósmica fueron 
                    tomando diferentes grados de densidad en sucesivos periodos 
                    de manifestación. 
                    "He penetrado clarividentemente en la época de Saturno… aquí 
                    no veo nada vago ni vaporoso… Besant, Leadbeater, Heindel, 
                    Steiner, ¿dónde están vuestros poderes? ¿Qué se hicieron 
                    vuestros conocimientos? ¿Para qué me habláis de cosas vagas 
                    cuando todo aquí es concreto y exacto? 
                    Estos hombres de la época de Saturno eran hombres… y hombres 
                    de verdad, porque tenían al "Ser" y sabían que lo tenían… 
                    Las humanidades, siempre son análogas, y estos hombres de la 
                    época de Saturno, eran como los actuales… el ambiente 
                    semejante. 
                    Cuando se habla de humanidad, vienen a la mente negocios, 
                    tabernas, lupanares, orgías, bellas muchachas casquivanas y 
                    apuestos galanes, princesas robadas y viejos castillos, 
                    tenorios de barrio y poetas trasnochados; el anciano que 
                    pasa y el niño que llora, la madre que arrulla una esperanza 
                    y el fraile que murmura alguna oración… en fin, toda esa 
                    gama de cualidades y defectos, variados, diversos, que 
                    constituyen los valores humanos… 
                    La humanidad es una matriz donde se gestan ángeles y 
                    diablos… de la humanidad no sale sino eso: ángeles o 
                    diablos… 
                    Cuando las Mónadas Divinas animan los tres reinos inferiores 
                    no hay ningún peligro. El peligro está al llegar al estado 
                    humano: de este estado se sale para ángel o para diablo…" 
                    "La materia toda, era mental… Todos los humanos usaban 
                    Cuerpos Astrales… Comían, vestían, bebían y se divertían 
                    como ahora, porque el Cuerpo Astral es un organismo casi tan 
                    denso como el Físico y está análogamente constituido como el 
                    Físico… 
                    Ciertamente los hombres de la Arcadia recordaban antiguos 
                    cataclismos y hermosas tradiciones milenarias… de épocas 
                    pre-saturnianas… pero en pleno apogeo del estado humano, la 
                    vida era semejante a la actual…" 
                    "Los hombres de esta época de Saturno usaban Cuerpos 
                    Astrales y eran altos de estatura: en ese entonces nuestros 
                    cuerpos humanos eran tan sólo gérmenes con posibilidades de 
                    desenvolvimiento. Los actuales "Intimos" humanos, entonces 
                    eran sólo chispas virginales que animaban el reino mineral…" 

                    "El crepúsculo de la Noche Cósmica extendía el terciopelo de 
                    sus alas misteriosas sobre los valles profundos y las 
                    enormes y gigantescas montañas de la vieja Arcadia. Los 
                    corpulentos árboles milenarios, últimos vástagos de padres 
                    desconocidos, habían ya visto durante largos años caer las 
                    hojas del otoño y ahora parecían secarse definitivamente 
                    para caer en brazos de la muerte. Nuestros actuales cuerpos 
                    humanos parecían ya fantasmas de hombres y los Intimos de 
                    nuestra actual humanidad habían ya recibido su más fina 
                    vestidura. 
                    Terribles terremotos sacudían Arcadia y por donde quiera se 
                    sentía un hálito de muerte; de aquellas enormes multitudes 
                    de seres humanos habían salido dos clases de seres: ángeles 
                    y diablos". 
                    SEGUNDA RONDA: RONDA ASTRAL (PERIODO SOLAR) 
                    "Después de un periodo de reposo cósmico, la vida recapituló 
                    la Epoca de Saturno y entonces se inició la Epoca Solar: La 
                    Tierra brillaba y resplandecía con los coloridos inefables 
                    de la Luz Astral, y la materia del Universo era la misma Luz 
                    Astral. Los Cuerpos Físicos de nuestra actual humanidad se 
                    desarrollaron un poco más y recibieron el Cuerpo Vital que 
                    hoy en día sirve de base a toda la biología humana. 
                    Los ángeles y los diablos de la Epoca de Saturno flotaban en 
                    el ambiente de la Epoca Solar". 
                    "El universo brillaba y resplandecía lleno de inefable 
                    belleza. La humanidad de la Epoca Solar era análoga a las 
                    demás humanidades de cualquier época y entre los hombres de 
                    aquella época, hubo uno que se esforzaba terriblemente por 
                    llegar a la perfección. Ese hombre fue más tarde Cristo, el 
                    divino rabí de Galilea, el Logos Solar. 
                    Había en la Epoca Solar otro templo de magia negra donde se 
                    iniciaron también muchísimos hombres que más tarde se 
                    convirtieron en demonios. Astarot fue iniciado en ese negro 
                    y gigantesco templo. 
                    Al acercarse después de millones de años la Noche Cósmica de 
                    aquella época solar, los Cuatro Señores de la Llama dotaron 
                    a los actuales Intimos humanos del Alma Espiritual o Cuerpo 
                    Budhico, que es el Cuerpo de la Intuición. 
                    El vehículo de la intuición está conectado directamente con 
                    el corazón. El corazón es pues el centro de la intuición. El 
                    chacra o flor de loto de la intuición gira y resplandece con 
                    extraordinaria belleza. En ese chacra hay siete centros 
                    atómicos que sirven de instrumentos a las siete grandes 
                    jerarquías cósmicas para actuar sobre nuestro maravilloso 
                    organismo. Como ya dijimos en nuestro libro titulado "El 
                    Matrimonio Perfecto" o "Puerta de Entrada a la Iniciación", 
                    el corazón del Sol está análogamente construido como el 
                    corazón de nuestro organismo humano. Así como en el Sol hay 
                    siete jerarcas que dirigen los siete rayos cósmicos, así 
                    también en nuestro corazón hay siete cerebros que pertenecen 
                    a las siete grandes jerarquías cósmicas". 
                    "Al final de la época solar la humanidad de aquel tiempo 
                    llegó al estado angélico, y son los arcángeles de hoy en 
                    día. El más alto iniciado de ellos fue Cristo, pero no todos 
                    los humanos de ese entonces llegaron a ese Estado, pues la 
                    mayoría se convirtieron en demonios. 
                    Yavhé, el polo contrario del Cristo, fue el más alto 
                    iniciado negro y tenebroso de esa época. Llegada la Noche 
                    Cósmica pareció el Universo sumergirse en el caos. La 
                    naturaleza entera entró en el sueño feliz… 
                    Las semillas de todo lo viviente se entregaron en brazos del 
                    sueño… y en los espacios infinitos vibraron deliciosamente 
                    las arpas de los Elohim". 
                    TERCERA RONDA: RONDA ETERICA (PERIODO LUNAR) 
                    "Pasada la Noche Cósmica del periodo solar, se inició el 
                    alba del período lunar. El Universo Solar se condensó en 
                    materia etérica. La vida recapituló todos los estados de los 
                    pasados períodos cósmicos y después de esos procesos de 
                    recapitulación, se inició en nuestra Etérica Tierra, llamada 
                    Tierra-Luna, el periodo lunar en toda su plenitud. Los 
                    hombres de la época lunar eran pequeños de estatura y sus 
                    cuerpos eran de materia etérica. Construían sus casas bajo 
                    tierra, aunque sobre la superficie ponían techos análogos a 
                    los techos de nuestras actuales casas. Negociaban, 
                    trabajaban y se divertían lo mismo que nosotros, sus 
                    poblaciones urbanas eran pequeñas y estaban conectadas como 
                    las nuestras con caminos y carreteras. 
                    Tenían también automóviles semejantes a los nuestros y las 
                    montañas eran transparentes como el cristal y de un color 
                    azul oscuro muy hermoso; ese es el color azul que nosotros 
                    vemos en las lejanas montañas, ese es el Eter. Toda nuestra 
                    antigua Tierra era de ese bello color. 
                    Los volcanes estaban en incesante erupción y había más agua 
                    que en nuestra época actual; por donde quiera se veían lagos 
                    inmensos y mares dilatados…" 
                    "La flora y la fauna de ese tiempo eran muy diferentes a la 
                    nuestra: allí vemos clarividentemente vegetales-minerales, 
                    es decir, semi-vegetales, semi-minerales, vegetales 
                    semi-animales, etc., es decir, los tres reinos de la 
                    Naturaleza no estaban completamente definidos como ahora, en 
                    esa época un reino se confundía con otro. Había entre los 
                    árboles una marcada tendencia a tomar con sus ramas y hojas 
                    formas cóncavas, lo cual los hacía semejantes a gigantescos 
                    paraguas. Se adivinaba a través de todo lo existente una 
                    marcada tendencia a inclinarse "hacia abajo", es decir, 
                    hacia la condensación de nuestra Tierra actual. La 
                    Naturaleza es una viviente escritura por donde quiera, y con 
                    esa viviente escritura escribe sus designios. 
                    Vemos en cambio ahora en nuestra época actual del siglo XX 
                    una marcada tendencia del hombre a construir elevados 
                    edificios y aviones cada vez más rápidos, etc. Nuestros 
                    actuales arbustos no quieren inclinarse sino subir hacia el 
                    Sol, hacia arriba, y es que nuestra Tierra ya llegó al 
                    máximum de condensación material y ahora anhela subir 
                    nuevamente, volver a "eterizarse"… En realidad el Eter está 
                    inundando el aire y eterizando la Tierra cada vez más, y al 
                    final de la Gran Raza Aria, el Eter se hará totalmente 
                    visible en el aire, y entonces las criaturas que viven en el 
                    Eter compartirán con el hombre todas sus actividades. 
                    En el periodo lunar los cuerpos físicos de nuestra actual 
                    humanidad llegaron a un mayor grado de perfección y entonces 
                    recibimos el Cuerpo Astral. Los hombres de hoy éramos los 
                    animales del período lunar, y los ángeles y los diablos de 
                    los antiguos períodos flotaban en la atmósfera etérica de 
                    nuestra Tierra-Luna; eran visibles y tangibles para toda la 
                    humanidad. El hombre percibía tras el fuego de los volcanes 
                    en erupción, a los arcángeles (arcángeloi) o criaturas del 
                    fuego y tras de todas las formas existentes a los señores de 
                    la forma. Los hijos de la vida regulaban las funciones 
                    vitales de todo lo existente y las criaturas elementales de 
                    los 5 elementos de la Naturaleza convivían con los hombres". 

                    "Al finalizar aquél gran periodo lunar, los Intimos de la 
                    actual humanidad recibieron el Cuerpo del Espíritu humano, 
                    llamado Cuerpo de la Voluntad, que tanto desprecia 
                    Krishnamurti". 
                    "Llegada la Noche Cósmica del periodo lunar, Jehová y sus 
                    ángeles, Lucifer y sus demonios, se retiraron del escenario 
                    cósmico y la Naturaleza toda entró en profundo reposo". 
                    CUARTA RONDA: RONDA FISICA (PERIODO TERRESTRE) 
                    "Pasada la Noche Cósmica del período lunar, el Universo se 
                    condensó en la nebulosa de que nos habla Laplace. Este fue 
                    el comienzo de la época físico-química en la cual vivimos 
                    nosotros. La Naturaleza recapituló los pasados periodos 
                    cósmicos tal como alegóricamente los describe el Génesis". 
                    "Estos fueron los tiempos de la nebulosa de Laplace durante 
                    los cuales la Tierra recapituló la época de Saturno". 
                    "Las moléculas de la nebulosa caliente y obscura entraron en 
                    fricción, bajo el poderoso impulso de la palabra perdida del 
                    Creador y entonces la nebulosa se hizo ígnea. 
                    Esta fue la época Hiperbórea, durante la cual entraron en 
                    actividad los Atomos Solares de la época Solar. Nuestra 
                    Tierra fue entonces un globo ígneo lleno de Sabiduría del 
                    Fuego y de la Luz que el mismo Fuego produce. Y en ese globo 
                    ardiente vivieron los Arcángeles que fueron los hombres de 
                    la época Solar, y se expresaron en toda la plenitud de su 
                    sabiduría. 
                    «Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas, y 
                    separó las aguas de las aguas». 
                    «He hizo Dios la expansión y apartó las aguas que estaban 
                    debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la 
                    expansión, y fue así». 
                    «Y llamó Dios a la expansión cielos y fue la tarde y la 
                    mañana el día siguiente» (Gen. 1:6,8). 
                    Aquí la Biblia sigue hablando de la recapitulación del 
                    periodo Solar: el globo ardiente al contacto con las húmedas 
                    regiones interplanetarias producía vapor de agua y se 
                    formaban enormes nubes que, al condensarse, caían en forma 
                    de lluvia, formando enormes mares y pozos que hervían 
                    incesantemente sobre el globo ardiente y las nubes separaron 
                    las aguas del cielo, de las aguas del ardiente globo. 
                    «Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de 
                    los cielos en un lugar, y descúbrase la seca. Y fue así. Y 
                    llamó Dios a la seca Tierra, y a la reunión de las aguas 
                    llamó Mares: y vio Dios que era bueno». (Gen. 1:9,10). 
                    Los pozos de agua que hervían incesantemente sobre el 
                    ardiente globo, vinieron a cristalizarse en forma de 
                    "incretos" sobre la superficie del ardiente globo, y así se 
                    cumplió la palabra del creador que dijo: "descúbrase la 
                    seca". "Y llamó Dios a la seca Tierra". Así fue como se 
                    formó la primera costra terrestre llamada Lemuria. 
                    En esta época Lemur la Tierra recapituló el periodo Lunar, 
                    porque es una ley de la vida que la naturaleza antes de 
                    iniciar sus nuevas manifestaciones, recapitula todas sus 
                    pasadas manifestaciones. 
                    El que quiera conocer objetivamente todos los procesos 
                    evolutivos de la humanidad, que observe el feto humano desde 
                    su concepción. Entre el vientre de la madre el feto 
                    recapitula todas las metamorfosis del cuerpo humano desde 
                    sus antiquísimos orígenes". 
                    PRIMERA RAZA-RAIZ O PROTOPLASMÁTICA. 
                    Habitó lo que hoy conocemos como el Casquete Polar Norte, la 
                    Tierra de Asgard, citada en antiquísimas tradiciones como la 
                    lejana Thule paradisíaca, la Isla de Cristal. 
                    La Raza Polar se desenvolvió en un ambiente totalmente 
                    distinto al actual. En aquella época la Tierra era 
                    propiamente semietérica, semifísica; las montañas 
                    conservaban su transparencia y la Tierra toda resplandecía 
                    gloriosamente con un bellísimo color azul etérico intenso. 
                    Producto maravilloso de incesantes evoluciones y 
                    transformaciones que otrora se iniciaran desde el estado 
                    germinal primitivo, la 1ª Raza surgió de las dimensiones 
                    superiores completa y perfecta. 
                    Incuestionablemente la 1ª Raza jamás poseyó elementos 
                    rudimentarios ni fuegos incipientes. Para bien de la Gran 
                    Causa lanzaremos en forma enfática el siguiente enunciado: 
                    "Antes de que la 1ª Raza humana saliera de la cuarta 
                    coordenada para hacerse visible y tangible en el mundo 
                    tridimensional, hubo de gestarse completamente dentro 
                    Jagad-Yoni, la "matriz del mundo". 
                    Extraordinaria humanidad primigenia, andróginos sublimes 
                    totalmente divinos, seres inefables más allá del bien y del 
                    mal. 
                    Prototipos de perfección eterna para todos los tiempos, 
                    seres excelentes semifísicos, semietéricos con cuerpos 
                    protoplasmáticos indestructibles de bello color negro, 
                    elásticos y dúctiles, capaces de flotar en la atmósfera. 
                    Con el material plástico y etéreo de esta Tierra primigenia 
                    se construyeron ciudades, palacios y templos grandiosos. 
                    Resultan interesantísimos los Rituales Cósmicos de esta 
                    época. La construcción del templo era perfecta. En las 
                    vestiduras se combinaban los colores blancos y negros para 
                    representar la lucha entre el espíritu y la materia. Los 
                    símbolos y objetos de trabajo se usaban invertidos para 
                    representar el Drama que se proyecta en los siglos: el 
                    descenso del espíritu hacia la materia. La vida estaba hasta 
                    ahora materializándose y debía dársele expresión simbólica. 
                    Su escritura gráfica fueron los caracteres rúnicos, de gran 
                    poder esotérico. 
                    Es ostensible que todos esos seres ingentes eran los fuegos 
                    sagrados personificados de los poderes más ocultos de la 
                    Naturaleza. 
                    Esa fue la Edad del fisiparismo, aquellas criaturas se 
                    reproducían mediante el acto sexual fisíparo, "según se ha 
                    visto en la división de la célula nucleada, en la que el 
                    núcleo se divide en dos subnúcleos, los cuales o bien se 
                    desarrollan dentro de la pared celular, o la rompen y se 
                    multiplican hacia el exterior como entidades 
                    independientes". 
                    En aquellos seres andróginos (elementos masculino y femenino 
                    perfectamente integrados) la energía sexual operaba en forma 
                    diferente a la actual, y en determinado momento el organismo 
                    original del padre-madre se dividía en dos mitades exactas, 
                    multiplicándose al exterior como entidades independientes, 
                    proceso similar a la multiplicación por bipartición o 
                    división celular. El hijo andrógino sosteníase por un tiempo 
                    del padre-madre. Cada uno de estos sucesos de la 
                    reproducción original, primigenia, era celebrado con 
                    rituales y fiestas. 
                    Incuestionablemente la Isla Sagrada, cuna del primer hombre 
                    y morada del último mortal divino, existe todavía en la 
                    cuarta dimensión como insólita morada de los Hijos del 
                    Crepúsculo, Padres Preceptores de la humanidad. 
                    Tierra del amanecer, mansión imperecedera, celeste paraíso 
                    de clima primaveral allende los mares ignotos del Polo 
                    Norte. 
                    Magnífico luce en el Septentrión aquél Edén de la cuarta 
                    coordenada, continente firme en medio del gran océano. 
                    "Ni por tierra ni por mar se logra llegar a la Tierra 
                    Sagrada", se repite vehementemente en la tradición helénica. 

                    "Sólo el vuelo del espíritu puede conducir a ella", dicen 
                    con gran solemnidad los viejos sabios del mundo oriental. 
                    SEGUNDA RAZA-RAIZ O HIPERBOREA. 
                    Esta raza apareció en el escenario terrestre como resultado 
                    de las incesantes transformaciones que a través del tiempo 
                    experimentó la 1ª Gran Raza Raíz. Habitó las regiones 
                    boreales que como herradura continental circundan el 
                    Casquete Polar Norte, ocupando el actual norte de Asia, 
                    Groenlandia, Suecia, Noruega, etc., extendiéndose hasta las 
                    Islas Británicas. 
                    Esta fue una época de variadísimas mutaciones en la 
                    Naturaleza. Gran diversidad de especies se gestaron en el 
                    tubo de ensayo de la Naturaleza, cuyos 3 reinos todavía no 
                    estaban del todo diferenciados. El clima era tropical y la 
                    tierra cubierta de gran vegetación. 
                    El ser humano continuaba siendo andrógino, reproduciéndose 
                    por brotación, sistema que continúa activo en los vegetales. 

                    Es imposible hallar restos de las primeras Razas primigenias 
                    porque la Tierra estaba constituida de protomateria, 
                    semietérica, semifísica. Sólo en las Memorias de la 
                    Naturaleza pueden los grandes clarividentes estudiar la 
                    historia de estas Razas. 
                    TERCER RAZA-RAIZ O LEMURICA. 
                    De esa segunda clase de andróginos divinos procedió a su vez 
                    la tercera Raza-raíz, los Duplos, gigantes hermafroditas, 
                    colosales, imponentes. La civilización lemúrica floreció 
                    maravillosa en el continente Mu o Lemuria, volcánica tierra 
                    en el océano Pacífico. 
                    El planeta llegó al actual grado de materialidad, propio de 
                    esta Ronda físico-química. Como todas las formas entonces 
                    existentes en la Tierra, el hombre era de estatura 
                    gigantesca. 
                    La reproducción era por generación ovípara produciendo seres 
                    hermafroditas y más tarde con predominio de un solo sexo, 
                    hasta que por fin nacieron del huevo varones y hembras. En 
                    la quinta subraza empieza el huevo a queda retenido en el 
                    seno materno, y nace la criatura débil y desvalida. Por 
                    último, en la sexta y séptima subrazas ya es general la 
                    generación por ayuntamiento de sexos. 
                    La reproducción sexual se hacía entonces bajo la dirección 
                    de los Kumarats, seres divinales que regían los templos. 
                    Pero en la segunda mitad del período lemúrico comenzaron a 
                    fornicar, es decir a desperdiciar el esperma sagrado, aunque 
                    tan solo lo hacían para continuación de la especie. Entonces 
                    los Dioses castigan a la humanidad pecadora (Adán-Eva) 
                    arrojándoles fuera del Edén paradisíaco, la Tierra 
                    Prometida, donde los ríos de agua pura de vida manan leche y 
                    miel. 
                    El ser humano se expresaba en el Lenguaje Universal, 
                    teniendo poder su verbo sobre el fuego, el aire, el agua y 
                    la tierra. Podía percibir el aura de los mundos en el 
                    espacio infinito y disponía de maravillosas facultades 
                    espirituales que fue perdiendo como consecuencia del Pecado 
                    Original. 
                    Fue esta una época de inestabilidad en la corteza terrestre, 
                    debido a la constante formación de volcanes y nuevas 
                    tierras. Al fin, a través de 10.000 años de gigantescos 
                    terremotos y maremotos, el gigantesco continente Mu se fue 
                    desmembrando y hundiendo entre las olas del océano Pacífico. 
                    Encontramos sus vestigios en la Isla de Pascua, Australia, 
                    la Oceanía, etc. 
                    "Mucho se ha discutido sobre el Paraíso Terrenal". 
                    "Realmente ese paraíso existió y fue el continente de la 
                    Lemuria, situado en el Océano Pacífico. Esa fue la primera 
                    tierra seca que hubo en el mundo. La temperatura era 
                    extremadamente cálida". 
                    "El intensísimo calor y el vapor de las aguas nublaban la 
                    atmósfera y los hombres respiraban por agallas como los 
                    peces". 
                    "Los Hombres de la época Polar y de la época Hiperbórea y 
                    principios de la época Lemúrica eran hermafroditas, y se 
                    reproducían como se reproducen los microbios hermafroditas. 
                    En los primeros tiempos de la Lemuria, la especie humana 
                    casi no se distinguía de las especies animales; pero a 
                    través de 150.000 años de evolución llegaron los lemures a 
                    un grado de civilización tan grandiosa, que nosotros los 
                    arios estamos todavía muy lejos de alcanzar. 
                    Esa era la edad de oro, esa era la edad de los titanes. Esos 
                    fueron los tiempos deliciosos de la Arcadia. Los tiempos en 
                    que no existía lo mío ni lo tuyo, porque todo era de todos. 
                    Esos fueron los tiempos en que los ríos manaban leche y 
                    miel. 
                    La imaginación de los hombres era un espejo inefable donde 
                    se reflejaba solemnemente el panorama de los cielos 
                    estrellados de Urania. El hombre sabía que su vida era la 
                    vida de los dioses, y el que sabía tañer la lira estremecía 
                    los ámbitos divinos con sus deliciosas melodías. El artista 
                    que manejaba el cincel se inspiraba en la sabiduría eternal 
                    y daba a sus delicadas esculturas la terrible majestad de 
                    Dios. 
                    ¡Oh! La Epoca de los Titanes, la época en que los ríos 
                    manaban leche y miel. 
                    Los lemures fueron de alta estatura y tenía amplia frente, 
                    usaban simbólicas túnicas: blancas por delante, negras por 
                    detrás, tuvieron naves voladores y buques propulsados por la 
                    energía atómica, se alumbraban con energía nuclear, y 
                    llegaron a un altísimo grado de cultura. (En nuestro libro 
                    "El Matrimonio Perfecto", hablamos ampliamente sobre el 
                    particular). 
                    Esos eran los tiempos de la Arcadia: el hombre sabía 
                    escuchar entre las siete vocales de la Naturaleza la voz de 
                    los Dioses, y esas siete vocales: I.E.O.U.A.M.S., resonaban 
                    en el cuerpo de los lemures con toda la música inefable de 
                    los acompasados ritmos del Fuego". 
                    "El cuerpo de los lemures era un arpa milagrosa donde 
                    sonaban las 7 vocales de la Naturaleza con esa tremenda 
                    euforia del Cosmos. Cuando llegaba la noche, todos los seres 
                    humanos se adormecían como inocentes criaturas entre la cuna 
                    de la Madre Naturaleza, arrullados por el canto dulcísimo y 
                    conmovedor de los Dioses, y cuando rayaba el alba, el Sol 
                    traía diáfanos contentos y no tenebrosas penas". 
                    "Los matrimonios de la Arcadia eran matrimonios gnósticos. 
                    El hombre sólo efectuaba el connubio sexual bajo órdenes de 
                    los Elohim, y como un sacrificio en el altar del matrimonio 
                    para brindar cuerpos a las almas que necesitaban 
                    reencarnarse. Se desconocía por completo la fornicación, y 
                    no existía el dolor en el parto. 
                    A través de muchos miles de años de constantes terremotos y 
                    erupciones volcánicas, la Lemuria se fue hundiendo entre las 
                    embravecidas olas del Pacífico, a tiempo que surgía del 
                    fondo del océano el continente Atlante". 
                    CUARTA RAZA-RAIZ O ATLANTE 
                    Después que la humanidad hermafrodita se dividió en sexos 
                    opuestos, transformados por la Naturaleza en máquinas 
                    portadoras de criaturas, surgió la cuarta Raza-raíz sobre el 
                    geológico escenario atlante ubicado en el océano que lleva 
                    su nombre. 
                    Fue engendrada por la tercera raza hace unos 8 millones de 
                    años atrás, a cuyo fin el Manú de la cuarta Raza eligió de 
                    entre la anterior los tipos más adecuados, a quienes condujo 
                    a la imperecedera Tierra Sagrada para librarlos del 
                    cataclismo lemuriano. 
                    La Atlántida ocupaba casi toda el área actualmente cubierta 
                    por la parte septentrional del océano Atlántico, llegando 
                    por el N.E. hasta Escocia, por el N.O. hasta el Labrador y 
                    cubriendo por el Sur la mayor parte del Brasil. 
                    Los atlantes -de estatura superior a la actual- poseyeron 
                    una alta tecnología, la que combinaron con la magia, pero al 
                    final degeneraron y fueron destruidos. 
                    H.P. Blavatsky, refiriéndose a la Atlántida, dice 
                    textualmente en sus estancias antropológicas: 
                    "Construyeron templos para el cuerpo humano, rindieron culto 
                    a varones y hembras. Entonces cesó de funcionar su tercer 
                    ojo (el ojo de la intuición y de la doble vista). 
                    Construyeron enormes ciudades, labrando sus propias imágenes 
                    según su tamaño y semejanza y las adoraron…" 
                    "Fuegos internos habían ya destruido la tierra de sus padres 
                    (la Lemuria) y el agua amenazaba a la cuarta Raza (la 
                    Atlántida)". 
                    Sucesivos cataclismos acabaron con la Atlántida, cuyo final 
                    ha sido recogido en todas las tradiciones antiguas como el 
                    Diluvio Universal. La época de sumersión de la Atlántida fue 
                    realmente una era de cambios geológicos. Emergieron del seno 
                    profundo de los mares otras tierras firmes que formaron 
                    nuevas islas y nuevos continentes. 
                    QUINTA RAZA-RAIZ O ARIA 
                    Hace ya un millón de años que el Manú Vaivasvata (Noé 
                    bíblico) seleccionó de entre la subraza protosemítica de la 
                    Raza Atlante las simientes de la quinta Raza-Madre y las 
                    condujo a la imperecedera Tierra Sagrada. Edad tras edad fue 
                    modelando el núcleo de la humanidad futura. Aquellos que 
                    lograron cristalizar las virtudes del alma acompañaron al 
                    Manú en su éxodo al Asia Central, donde moró por largo 
                    tiempo fijando allí la residencia de la Raza, cuyos brotes 
                    habían de ramificarse en diversas direcciones. 
                    He aquí las 7 subrazas o brotes del tronco ario-atlante: 
                    La primera subraza se desenvolvió en la Meseta Central del 
                    Asia, más concretamente en la región del Tíbet, y tuvo una 
                    poderosa civilización esotérica. 
                    La segunda subraza floreció en el Sur de Asia en la época 
                    pre-Védica y entonces se conoció la sabiduría de los Rishis 
                    del Indostán, los esplendores del antiguo imperio Chino, 
                    etc. 
                    La tercera subraza se desenvolvió maravillosamente en el 
                    Egipto (de directa ascendencia atlante), Persia, Caldea, 
                    etc. 
                    La cuarta subraza resplandeció con las civilizaciones de 
                    Grecia y Roma. 
                    La quinta fue perfectamente manifiesta con Alemania, 
                    Inglaterra y otros países. 
                    La sexta resultó de la mezcla de los españoles con las razas 
                    autóctonas de Indoamérica. 
                    La séptima está perfectamente manifiesta en el resultado de 
                    todas esas mezclas de diversas razas, tal como hoy lo 
                    podemos evidenciar en el territorio de los Estados Unidos. 
                    Nuestra actual Raza terminará con un gran cataclismo. La 
                    sexta Raza (Raza Koradhi) vivirá en una Tierra transformada 
                    (la Quinta Ronda o Etérica) y la séptima será la última. 
                    Después de estas 7 Razas, la Tierra se convertirá en una 
                    nueva luna. 
                    RONDAS FUTURAS: 
                    La futura Quinta Ronda se desarrollará en el mundo etérico, 
                    la Sexta en el mundo astral y la Séptima en el mental. 
                    Después vendrá la Gran Noche Cósmica. 

                    Las Siete Rondas y las Siete Razas, por Samael Aun Weor

                    Articulo difundido por 
                    Ciudad Virtual de la Gran Hermandad Blanca - 
                    http://hermandadblanca.org/

                     

 
La Divinidad nos bendice siempre.
La Divinidad es en nosotros/as
Somos la Divinidad
Somos Uno 
 
Byron Picado Molina
SOCIEDAD BIOSÓFICA NICARAGUA (SBN)
Helena Petrowna Blavastky
"La Espiritualidad más expandida es el AMOR en VERDAD iluminado 
con Valores aplicados"
Estelí,Nicaragua.
América Central
 
 
 
(Red Nicaragüense de luz)
 
 
( Red Estelí Cultural) 

 

Archivo del blog